Albóndigas de pollo rellenas de calabaza

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Sep, 30, 2019 |

Albóndigas de pollo rellenas de calabaza

 

Hoy te traigo una receta exquisita, por su sabor, no contiene gluten, no contiene huevos ni lácteos. Y más abajo te enseño a preparar salsa de tomate sin tomate, por si sufres dolores articulares y debes evitar el tomate por ser una solanácea.

Tienes la libertad de añadir huevo, si quieres que sean más jugosas puedes añadirlo a la carne de pollo.

Puedes añadir un poco de pan rallado sin gluten o harina de arroz. Si no quieres eliminar el gluten de tu dieta puedes añadir pan rallado de trigo.

Estas albóndigas son un plato muy ligero. Puedes acompañarlas con brócoli al vapor.

Harina de arroz integral sin gluten certificado

Ingredientes para 4 raciones:

 

400gr de carne de pollo picada, pide en tu tienda que te la piquen.

400gr de tomate triturado

400gr de calabaza

½ litro de caldo de pollo

4 dientes de ajo

Nuez moscada

Sal del Himalaya

2 cucharadas de aceite de coco para cocinar o aceite de oliva

Opcional un poco de pan rallado sin gluten o harina de arroz sin gluten.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

Preparación: primero la salsa

Pelar los ajos y trocear, rehogarlos en una cazuela con el aceite.

Cuando los ajos empiecen a estar dorados agregaremos el tomate triturado, dejamos cocer a fuego lento durante 20 minutos.

Ahora limpia la calabaza, debemos retirar la piel y las semillas. Ralla unos 100gr que vamos a dejar aparte por el momento.

Trocea el resto de la calabaza, trocea en dados pequeños y añade a la salsa de tomate, añade el caldo también ahora.

Dejamos hervir unos 15 minutos, debemos comprobar que la calabaza ye esta hecha.

 

Vamos a preparar las albóndigas:

Vamos a mezclar todo a la vez, la carne picada, la calabaza rallada, nuez moscada, un poco de sal del Himalaya (si quieres añadir huevo hazlo ahora) lo mismo con el pan rallado o la harina de arroz.

Con las manos mojadas en agua vamos mezclando los ingredientes hasta tener una masa ligera pero compacta.

Con las manos mojadas iremos dando forma a las albóndigas. Pueden salirte unas 20 albóndigas no muy grandes.

Ahora tritura la salsa de tomate y calabaza con la batidora. Cuando empiece a hervir añade poco a poco las albóndigas, es importante que la cazuela o la olla utilizada sea grande, para que las albóndigas no se aplasten entre ellas.

Dejamos hervir unos 15 minutos, si se espesa demasiado el caldo puedes añadir un poco de caldo de pollo.

Listas para comer.

Pide cita en mi consulta, es por Skype sin problemas de horarios ni desplazamientos.

Si no quieres utilizar tomate porque es una solanácea y sufres artritis o dolores articulares te propongo la siguiente receta: Salsa de tomate sin tomate.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva o de coco: 1 cucharada sopera
  • Ajo: 1 diente picado
  • Cebolla: 1
  • Zanahorias medianas, cortadas en rodajas: 6
  • Apio: ½ rama
  • Orégano: 1 cucharada sopera
  • Sal del Himalaya
  • Remolacha: ¼ aproximadamente

Preparación:

 

En una olla calentar el aceite de oliva y saltear el ajo junto con la cebolla durante 7 minutos hasta que la cebolla esté dorada.

 

  1. Añadir el apio cortado en trozos, las zanahorias cortadas en rodajas, el orégano y saltear durante otros 7 minutos removiendo de vez en cuando. Si ves que las verduras se pegan a la olla, simplemente echa una cucharada sopera de agua y continúa removiendo.

 

  1. Añadir la sal y el agua justa para cubrir la mitad de las verduras. Llevar a ebullición, tapar la olla y cocer durante 20 minutos a fuego mínimo.

 

  1. Por último disponer las verduras en una batidora, un trozo de remolacha y batir durante 3 minutos añadiendo el caldo de la cocción poco a poco hasta obtener la textura deseada.

Así tenemos una excelente alternativa a la salsa de tomate y nos puede sentar de maravilla, además de aportar a las albóndigas mucho sabor.

 

No te pìerdas nuestro grupo en Facebook


 

TAGS :

Deja un comentario