Aprende a reconocer una intolerancia sin gastarte mucho dinero

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Ene, 21, 2020 |

Aprende a reconocer una intolerancia sin gastarte mucho dinero

Maneras de vivir (y no es la canción de Leño)

Maneras de vivir y de sentir tu cuerpo. ¿Desde cuándo no sientes paz interior, sensación de bien estar, notar que tus órganos internos están desinflamados y te sientes sano por dentro?

Como muchas personas en el mundo he luchado por sentirme así desde hace muchos años. Recuerdo siempre sufrir gases intestinales, diarrea/estreñimiento de forma intermitente y en momentos inoportunos casi siempre. Cuando estaba más nerviosa peor me sentía, y no sabía cómo eliminar esa sensación.

Han tenido que pasar muchos años, mucha experiencia, aprender a escuchar a mi cuerpo y por fin llegar a la conclusión final o al principio de algo nuevo y bueno, conseguir desinflamar mi sistema digestivo de arriba abajo.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

Cómo he podido conseguirlo

Realmente han sido 20 años, casi, de cambios a todos los niveles, alimentarios, emocionales. No es fácil sentirte mejor a los 50 que a los 20 y yo me siento mucho mejor ahora.

Los últimos 15 años los he dedicado a estudiar nutrición, experimentar conmigo y aprender de mis pacientes y sobre todo mi propia experiencia.

He ido paso a paso, las prisas nunca son buenas. Primero aprendí y sobre todo entendí lo importante que es seguir una alimentación adecuada, pero adecuada a mis necesidades, no adecuada a las necesidades que nos indica la sociedad.

Aprendí a desaprender

Partimos de la premisa de que cada persona es distinta a otra, lo que a ti te puede curar a tu vecina la puede matar.

Pero para llegar a esta conclusión he tenido que experimentar muchos cambios de dietas, alimentos, fracasos y buenos resultados.

Del inicio al presente

Mi primer cambio fue sustituir mis queridos lácteos, sobre todo mi amada leche calentita por distintas bebidas vegetales hasta conseguir la que realmente me sienta bien.

Mi segundo paso, sustituir el trigo por otro cereal que me sentara bien. Esto ha costado mucho más tiempo, años incluso.

Pide cita en mi consulta, es por Skype sin problemas de horarios ni desplazamientos.

Por qué ha costado años encontrar mis cereales saludables

Mi primer sustituto del trigo fue el arroz, evidentemente. Mis digestiones mejoraron mucho, al igual que mi intestino, vamos por buen camino, me dije.

Pero aun sintiéndome mucho mejor no acababa de sentir esa sensación de que todo va bien.

Empecé a probar otros cereales todos siempre sin gluten, quinoa, amaranto, mijo y alguno me sentaba bien y otro me daba dolor de cabeza (eso lo empiezas a reconocer poco a poco).

Poco a poco fui conociendo realmente mi cuerpo, sus necesidades reales y para mi sorpresa seguía sin sentirme del todo bien.

Los dos últimos años empecé a apuntar cada día lo qué había comido, cada alimento y también apuntaba cómo me encontraba al día siguiente.

Sorprendente (otra canción de Leño)

Empecé a darme cuenta que casi todos los lunes y martes estaba peor, sufría más gases intestinales, estreñimiento y malestar general. Los fines de semana toca comer Paella Valenciana en casa.

Aparece entonces un nuevo alimento en mi dieta, el aceite de coco sin hidrogenar y lo incluyo en mis comidas. He estudiado sus beneficios y vale la pena incluirlo en la dieta, sobre todo si sufres cándidas.

Tal como voy apuntando en mi diario me voy sintiendo mejor. No me siento bien del todo, pero durante la semana me siento bastante bien. El problema sigue siendo los lunes y martes.

Por problemas externos a mí un día debo dejar de preparar mi comida con el aceite de coco y unos meses después me doy cuenta de que vuelvo a sentir inflamación intestinal, malestar general, cansancio, no entiendo nada y busco y rebusco cuál puede ser la causa.

Y llego a la conclusión de que lo único que he cambiado es el aceite de coco. Vuelvo a él y en unas semanas parece que voy mejorando otra vez, pero sigo sin estar bien del todo.

No te puedes perder toda la información que te doy en este nuevo libro en formato ebook. Por SOLO 5,95€ y un tiempo limitado lo puedes descargar y leer en tu ordenador. Empieza a cambiar tu salud. Lo puedes comprar aquí haciendo un clic y además de REGALO UNA GRAN SORPRESA.

Al comprar este ebook yo te envío personalmente a tu correo el libro y junto a él tienes una sorpresa que solo descubrirás al recibir mi correo.

Qué puede ser lo que me inflama el sistema digestivo

Para mi gran sorpresa empiezo a relacionar el aceite de oliva con mis problemas intestinales. Al sustituir totalmente dicho aceite la mejoría es más que evidente y me animo a seguir investigando más.

Mi sorpresa, vuelvo a sorprenderme, llega cuando me doy cuenta que mis dos alimentos básicos en mi dieta desde niña como son el aceite de oliva y el arroz son la causa de mis dolores y malestares.

Un análisis de intolerancias alimentarias me saca de dudas, el arroz y el aceite de oliva son los alimentos marcados en rojo.

Si te digo la verdad me siento abrumada, me parece increíble que dos alimentos tan básicos hayan conseguido que mi vida fuera más complicada de lo debido.

Desde hace 6 meses en mi dieta no entran el arroz ni el aceite de oliva nunca.

 

¿Qué he conseguido?

He conseguido ir al baño de forma regular, sin problemas, sin gases intestinales. Mis digestiones son perfectas y me siento sana por dentro. Es increíble no sufrir esos incómodos síntomas que interferían tanto en mi vida, viajes, comidas, salidas.

No todo es fácil, claro

Ahora llega lo complicado. Comer en casa no me da problemas, he sustituido el aceite de oliva por el aceite de coco no hidrogenado y sin sabor para preparar mis guisos.

He sustituido el arroz por otros cereales sin gluten, preparo mi pan con harinas de garbanzos, lentejas, guisantes, sin problemas.

Mis desayunos son nutritivos y me aportan proteínas y minerales, sin ningún problema.

Pero cuándo voy a comer fuera tengo que pedir platos sin aceite de oliva, hay veces que lo consigo, otros deben ser a la plancha. No pasa nada, lo realmente importante es que al día siguiente yo me encuentro bien y me siento sana y feliz.

Cuando acudo a fiestas familiares, comidas con amigos en otra casa lo tengo claro. Pregunto cuál es su menú y me preparo lo mismo pero hecho solo para mí.

No esperes que otros te ayuden a superar tus miedos, enfermedades ni traumas, se tú la persona que lo consiga.

Elige vivir, elige disfrutar de la vida, disfrutar de la comida sin pensar que mañana te sentirás enfermo.

Te cuento mi propia experiencia para ayudarte.

Cada uno debemos vivir como mejor nos siente. Como dice Leño en su canción Maneras de vivir.

¡Si no conoces a Leño vale la pena escuchar su música!!!

 

No te pìerdas nuestro grupo en Facebook


 

TAGS :

Deja un comentario