Claves contra los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Ene, 30, 2017 |
Las claves contra los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica coinciden en muchos aspectos

Hay enfermedades que suponen un empeoramiento en la calidad de vida de sus afectados, por eso mucha gente busca claves contra los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica.

Ambos trastornos son muy reales pero totalmente incomprendidos. Enfocarlos de forma holística (entendiendo el organismo como un todo interconectado y no solo la suma de sus partes) ayuda a mejorar la calidad de vida del afectado. Las claves contra los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica tienen mucho en común, por lo que combatiendo una también combatimos la otra patología.

Por suerte ya se puede hablar de estas enfermedades sin que el paciente se sienta etiquetado de hipocondríaco o vago o se le diga que se lo inventa para llamar la atención.

Solamente en España más de 1 millón de personas la sufren. Se trata de mujeres, niños y hombres, prevaleciendo más mujeres que hombres o eso parece, aunque personalmente tengo bastantes dudas.

La fibromialgia y la fatiga crónica comparten muchos síntomas que a menudo se entremezclan.

Qué podemos hacer para calmar el dolor

Además de cambiar de dieta podemos probar con estos suplementos.

Triptófano:

Una dosis de 500 mg de este aminoácido l día aumenta la actividad de las endorfinas y ayuda a crear seretonina, sustancia que mitiga la percepción del dolor.

Semillas de comino negro:

Se toman en polvo, un cuarto de cucharadita al día, lo puedes añadir a sopas y puré. Tiene un potente efecto calmante.

Levadura nutricional:

No debe confundirse con la levadura de cerveza. Una cucharada al día, espolvoreada en tus platos. Su vitamina B potencia la inmunidad y te ayudan a relajarte a nivel del hipotálamo.

Mezcla: Coenzyma Q10, L- carnitina y NADH.

Juntas ayudan a mejorar los síntomas. La dosis debe ser personalizada, mejor te lo indica tu terapeuta.

Ácidos grasos Omega 3 y 6:

Ayudan a desinflamar, puedes encontrarlo en pescados azules y en semillas de chía y lino.

Estos suplementos pueden ser claves contra los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica, pero no suficientes.

Cómo cambiar de dieta de forma fácil

Será muy importante evitar gluten y lácteos. En este artículo encuentras las claves de por qué debes eliminar el gluten.

Por tanto, será mejor consumir cereales sin gluten como el mijo, el arroz integral, el teff, el sorgo, la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno.

También mejorarás tu dieta con alternativas a los lácteos, como las leches vegetales. Aquí tienes más información sobre por qué debes evitar los lácteos.

Evitar o consumir de forma moderada la soja y los alimentos ricos en oxalatos (espinacas, acelgas, remolacha). También es bueno que evites las solanáceas (patatas, pimientos, tomates, berenjenas). Aquí puedes averigua por qué debes evitar las solanáceas.

Evita el azúcar

Evitar el azúcar, no pasarnos con la sal, el alcohol, las grasas hidrogenadas y la carne, sobre todo roja. En este enlace puedes conocer por qué debes evitar el azúcar.

Es bueno que aportes a tu cuerpo minerales esenciales para controlar la aparición de contracturas y dolor. Especialmente potasio, silicio, selenio, zinc, magnesio.

Claves contra los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica

Empieza revisando tu glándula tiroides. Existe un hipotiroidismo leve, que afecta a muchas personas afectadas de fatiga crónica. Muchas de ellas se conforman con una salud mediocre, pensando que es normal sufrir esos síntomas.

Y es que hay algunos síntomas que pueden darte pistas sobre una mala absorción de la fructosa a nivel intestinal. Entre estos síntomas están los gases intestinales, hinchazón abdominal, frío y el aumento de peso.

Recuerda que las intolerancias alimentarias son más importante de lo que piensas. Por ello es necesario que revises esos alimentos que son adictivos y pienses si te pueden estar envenenando la salud.

También tenemos que revisar si nuestros síntomas van acompañados de infecciones repetitivas de orina, llagas en la boca o cándidas.

¿Te parecen complicados estos cambios y necesitas ayuda?.

Si necesitas guía dispones de los diferentes libros impresos y ebooks, además de la consulta nutricionista.

 

TAGS :

Deja un comentario