Claves para un buen descanso

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Nov, 25, 2019 |

 

¿Tienes problemas para descansar bien por las noches? Con el estrés de vida que llevamos hoy en día ―el trabajo, los estudios, los niños, los hobbies, etc.― a veces nos resulta difícil conciliar el sueño por las noches.

Llegamos a casa acelerados tras un largo día de trabajo o de ir y venir con los niños y nos vamos directamente a la cama sin pararnos ni un segundo a destinar algunos momentos para nosotros mismos, y entonces al día siguiente nos levantamos con la sensación de que no hemos descansado, de que volvemos a la carga sin haber puesto en pausa nuestro cuerpo.

Por ello, hoy os traemos unas claves imprescindibles para lograr un buen descanso y levantarnos a la mañana siguiente frescos y con la energía suficiente para afrontar el día:

No te pierdas este ebook por solo 5,95€, puedes comprarlo aquí y empezar a cambiar tu salud.

¿Por dónde empezamos?

Establece un horario: una rutina regular de sueño mantiene estable el ritmo biológico y nos ayuda a descascar mejor. Tu cuerpo se acostumbra a esos horarios y te avisa de que es hora de dormir, de que necesita que pares la máquina y descansar durante las horas necesarias para rendir al día siguiente. Levantarse a una hora fija todos los días (los fines de semana no cuentan) también ayuda a mantener ese ritmo biológico.

 

No hagas ejercicio aeróbico dos horas antes de acostarte: el ejercicio aeróbico aumenta la frecuencia cardiaca y nos estimula manteniéndonos alerta durante algunas horas más después de haber realizado la actividad.

Por ello, lo mejor es hacerlo mucho antes de la hora de irnos a la cama o, si no tenemos más tiempo durante la jornada, optar por otros ejercicios más relajantes como el yoga o la meditación. Y si eres deportista habitual y no tienes otro momento del día para entrenar, lo mejor es que consultes a un nutricionista deportivo que te asesore sobre los mejores alimentos para conciliar el sueño y hacer que te vayas a la cama sin problemas.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

Tu dieta sabotea tu ritmo de descanso

No comas en exceso: comer mucho poco antes de irte a dormir provoca digestiones lentas y pesadas que alterarán tu ritmo de sueño.

Revisa qué alimentos te pueden alterar ese sueño, café, té, demasiada vitamina C, cenar tomates, fruta rica en vitamina C. En algunos casos solo evitando estos alimentos ricos en teína y vitamina C el cerebro se relaja y vuelves a dormir.

Si notas que tu cuerpo esta muy cansado pero tu mente sigue despejada, pensando en el trabajo, niños etc no lo dudes y revisa tu dieta, es la causa de la falta de relajación, no necesitas tomar pastillas para dormir, necesitas revisar tu dieta.

 

No tomes cafeína seis horas antes de irte a la cama: la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central, por lo que te mantendrá despierto y alerta varias horas después de tomarla, así que no es recomendable tomarla seis horas antes de ir a la cama, y mucho menos justo antes de dormir. Lo mejor es optar por infusiones o bebidas relajantes.

Toma un vaso de leche caliente antes de acostarte, en la línea de lo que decíamos en el punto anterior, la leche contiene triptófano, un aminoácido que libera serotonina, hormona que nos relaja y nos ayuda a conciliar el sueño mejor. También puedes optar por un vaso de bebida  vegetal , mejor para tu organismo y sobre todo a nivel intestinal.

Toma una ducha de agua caliente: además de que te ayudará a relajarte, la temperatura repercutirá en tu temperatura corporal, lo que te permitirá dormir mejor.

Apaga el móvil y ordenador una hora antes de acostarte: así conseguirás que tu cabeza se “desconecte” y buen rato antes de ir a dormir y se “concentre” en el momento del sueño.

 

En definitiva, prepara tu cuerpo y tu mente para conciliar el sueño naturalmente. Relájate y vete a la cama con la predisposición de descansar bien de cara al día siguiente.

Pide cita en mi consulta, es por Skype sin problemas de horarios ni desplazamientos.


 

 

 

TAGS : Alimentación para aumentar las defensas

Deja un comentario