Compresas de jengibre para estimular bloqueos y aportar más salud a nuestros riñones, hígado y pulmones.

Qué puede hacer el jengibre en nuestra salud.

La compresa de jengibre estimula la circulación de la sangre en zonas donde existen bloqueos. Ahora que llega el frío las compresas de jengibre en la zona lumbar son una buena manera de calentar y relajar los riñones.

En general, proporcionan un calor intenso que activa el movimiento de fluidos estancados. Deshacen los estancamiento por mucosidad o acumulación de grasas, y ayudan a descomponer cristalizaciones de minerales. El calor que aportan es capaz de penetrar en la profundidad del cuerpo. Por lo tanto, la compresa de jengibre trabaja dentro del cuerpo en órganos como los riñones, hígado o pulmones.

Debido a su naturaleza yin, el jengibre penetra fácilmente dentro del cuerpo y dispersa sustancias yin tales como la mucosidad y la grasa acumulada. También aumenta la circulación local abriendo los vasos sanguíneos.

No obstante, no se debería de olvidar de que estos bloqueos son debido a nuestro estilo de vida, a nuestra forma de alimentarnos, especialmente por tomar demasiada carne, queso, mantequilla, azúcar, huevos y leche.

Para lograr un efecto duradero de las compresas también se debería de cambiar la alimentación. Sin embargo, aunque nos hayamos alimentado bien durante años, no todos nuestros endurecimientos y bloqueos causados por nuestra anterior forma de vida desaparecen necesariamente. Se puede conseguir su desaparición con:

  1. Actividad física (trabajo, do-in, yoga, bicicleta, etc.) esta es la mejor forma de aumentar nuestra circulación en general.
  2. No comer excesivamente y masticar la comida adecuadamente.
  3. La compresa de jengibre puede ser una de las mejores formas de estimular la circulación en zonas bloqueadas o tensas.
  4. Shiatsu

¿Qué se necesita?

  • Raíz de jengibre fresco. Puedes adquirirla en polvo
  • Una olla grande con tapa. No debe ser de aluminio o antiadherente. Puede ser de acero inoxidable o de porcelana.
  • 2 litros de agua.
  • Un rallador.
  • Tres toallas de algodón.
  • Una gasa.
  • Una cuerda

PREPARACIÓN:

  • Hervir de agua en una olla tapada.
  • Mientras, pelar y rallar la raíz de jengibre. Se necesita unos 100-. de jengibre rallado.
  • Poner el jengibre sobre la gasa. Hacer un nudo para que no se salga.
  • Apagar el fuego cuando hierva el agua y sumergir el saco de jengibre en el agua caliente. Volver a tapar y dejar reposar entre 3-5 minutos. Es importante no volver a hervir el jengibre, se puede calentar pero sin llegar a hervir para no destruir sus ingredientes activos.
  • Mantener siempre tapado para que el agua no se enfrié demasiado rápido. Para que sea efectiva, la compresa se debe de aplicar bastante caliente.
  • El agua de las compresas se puede reutilizar para hacer friegas corporales.

APLICACIÓN:

Tumbar a la persona, tapadita, o sentada en una silla apoyada en una mesa, descansando sobre una  almohada para poder aplicar la compresa siempre caliente.

Doblar una toalla de algodón , destapar la olla y mojar la parte central de la toalla en el agua de jengibre, aguantando ambos lados. Levantar la toalla y escurrir el exceso de agua dentro de la olla. Volver a tapar.

Para no quemarte las manos puedes utilizar unos guantes de pintor.

Desdoblar la toalla. Debería estar ardiendo. Volver a doblar al tamaño deseado (dependiendo de la zona a tratar) y aplicarla directamente sobre la piel. Se debe aplicar todo lo caliente que se pueda soportar. Si no se tiene experiencia es mejor acercar la toalla a la cara. Si se puede tolerar el calor, entonces la compresa se puede aplicar.

Es mejor ir dando golpecitos con la toalla hasta que el paciente la pueda aguantar.

Si no se utiliza este test tener cuidado de no quemar la zona a tratar. No se trata de quemar la piel sino utilizar la compresa lo más caliente que se pueda tolerar confortablemente. Para mantener el calor es mejor aplicar 2 toallas (secas) encima de la compresa para mantenerlo caliente el máximo tiempo posible.

Cuando ya no se sienta el calor de la compresa, aplicar de nuevo. (Volver a mojar la toalla en el agua de jengibre). En términos prácticos esto significa que se aplicará una nueva compresa cada 3-4 minutos.

Se aplica la compresa hasta que la piel muestre un color rojizo. Esto suele tardar entre 20-30 minutos y significa que la compresa ha sido cambiada entre 5-10 veces. En algunos casos crónicos como en una crisis de asma o para descargar una piedra en el riñón, el tratamiento puede o debería ser más largo.

cara-en-la-oscuridadBENEFICIOS:

  • Refuerza y tonifica los órganos internos.
  • Estimula el flujo sanguíneo.
  • Ayuda a liberar toxinas y energía bloqueada.
  • Se puede aplicar la compresa de jengibre y es extremadamente beneficiosa para disolver acumulaciones y endurecimientos por grasa, proteínas o minerales.
  • Como por ejemplo las piedras del riñón, quistes (quiste de mama, del ovario) y tumores benignos tales como fibroide del útero.
  • Para disolver las tensiones de los músculos.
  • Eficaz como tratamiento externo para la artritis.
  • Cuando los tejidos han sido dañados, la compresa de jengibre puede acelerar la regeneración del área dañado.
  • Se ha visto gran beneficio en la utilización de la compresa de jengibre en el tratamiento posterior de huesos rotos.
  • Es una experiencia profundamente calmante y relajante

CONTRAINDICACIONES – SITUACIONES EN LAS QUE NO DEBERÍA UTILIZARSE JENGIBRE

Si comprendemos la naturaleza de la compresa de jengibre en términos de yin y yang, es obvio que no es apropiado utilizar esta compresa en ciertas situaciones.

La compresa de jengibre es muy yang ya que son aplicaciones de calor. El jengibre yin ayuda a este calor a penetrar aún con más profundidad. El jengibre, sin embargo no es lo suficientemente yin para neutralizar el yang del calor. Es por eso inapropiado aplicar esta compresa en zonas y situaciones yang.

1. Nunca aplicar la compresa de jengibre en la zona del cerebro (el cerebro es muy yang). En el caso de un dolor de cabeza causado por la sinusitis por ejemplo, es posible utilizar una compresa suave (no muy caliente) en la zona facial, o utilizar el agua frotándola (remojando una toalla dentro del agua) sobre la cara.

2. Nunca aplicar la compresa a un bebé o personas muy mayores (ambos son muy yang).

3. Nunca aplicar la compresa en la parte baja abdominal de una mujer embarazada (esta zona es muy yang durante este periodo).

4. Nunca aplicar la compresa de jengibre a un apéndice inflamado o cuando los pulmones están afectados por neumonía. Ambas condiciones fueron causadas en primer lugar por el consumo de comidas muy yang (carne, huevos, pollo, queso).

5. Nunca aplicar la compresa en el caso de una fiebre muy alta (muy yang). Se debe empezar primero reduciendo la fiebre. Tampoco en caso de inflamaciones o infecciones debidas a un exceso de calor.

6. Es muy importante recordar de no aplicar nunca una compresa de jengibre a un tumor cancerígeno sin consultar previamente a un médico o un profesional.

Si se hiciese esto repetidamente podría acelerar el metabolismo, y la multiplicación y movimiento de las células cancerígenas. Por lo tanto aumentaría el tumor y el cáncer se extendería más rápidamente.

7. Evitar tratamientos con jengibre durante la ovulación y la menstruación.

Es una buena forma de estimular los riñones y el hígado cansados, pueden aportar vitalidad a la persona afectada.

Repetir 3 días seguidos y descansar 2 días durante un periodo largo hasta conseguir que remita el cansancio.

La persona que recibe este masaje se queda muy relajada, es conveniente realizarlo mejor por la tarde/noche.

(FUENTE: Macrobiotic Home Remedies-Michio Kushi/Marc Van Cauwenberghe)

http://agnesmacrobiotica.blogspot.com.es

TAGS : Alimentación para aumentar las defensas

Deja un comentario