Controla, por fin, tu presión arterial

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Dic, 01, 2016 |

Se estima que el 15% de los casos de hipertensión se solucionarían con solo introducir algunos cambios de hábitos, cambios de estilo de vida, y la dieta es uno de ellos. La dieta mediterránea reduce en un 28% el riesgo de sufrir un síndrome metabólico, exceso de presión arterial, colesterol, azúcar y triglicéridos altos. Nos referimos a una dieta mediterránea pero con ciertos matices.

Así se resiente tu salud si no haces caso de los síntomas de aviso que te da tu organismo

No hacemos caso de la tensión alta hasta que es tarde y los problemas crecen. Por ello los médicos insisten tanto en la necesidad de controlar los valores de tu presión arterial.

Si tenemos la tensión alta:

  • Sufrimos más riesgo coronario.
  • Afecta a la mente, pues puede acabar dañando las vías nerviosas y afectando la atención durante el día.
  • Debilita los riñones, pues tienen que trabajar más para depurar la sangre que le llega más rápido.

 

Hábitos que te ayudan a tomar el control:

  • Tener un peso adecuado.
  • Dejar de fumar.
  • Hacer ejercicio diario, caminar, bailar, nadar…
  • No abusar de los antiinflamatorios.
  • Evitar el estrés.
  • Dormir bien y las horas adecuadas.
  • Reducir la ingesta de sal.

 

Adopta la dieta protectora para controlar la presión arterial

Si decimos que la dieta mediterránea es la más adecuada, vamos a ver qué alimentos la componen:

  • Cereales, mejor integrales y a ser posible sin gluten.
  • Frutas y verduras que contienen antocianinas que reducen la rigidez arterial.
  • Espinacas y arándanos en tu dieta, ayudan a dilatar las arterias y reducen el riesgo de hipertensión.
  • Carnes blancas, pollo y pavo, mejor ecológicas.
  • Pescados blancos y azules.
  • Huevos, dos a la semana.

La carne baja en sal ayuda a prevenir la presión arterial.

 

La sal escondida de los alimentos

Uno de los primeros consejos para controlar la tensión arterial es reducir la ingesta de sal en la dieta, puesto que la sal contribuye a que las arterias pierdan elasticidad.

Pero sin darnos cuenta comemos más sal de la adecuada. Aunque vigiles la sal que añades a tus guisos, existe mucha sal escondida en los alimentos preparados que compramos en los supermercados.

Todo alimento envasado contiene grandes cantidades de sal y azúcar añadido.

Algunas marcas se han concienciado y están reduciendo los niveles de sal y azúcar en sus productos, una de ellas es Campofrío. Los productos de esta marca están reduciendo tanto las calorías del jamón york como la sal incluida en estos productos.

Los quesos curados, el pan, galletas dulces y saladas, cereales de desayuno también contienen mucha sal.

Desengancharse de la sal es difícil, pero se notan sus beneficios de forma rápida.

Incluso vemos cómo la hinchazón abdominal se ve rebajada, pues ahí solemos retener líquido, además de grasa.

 

Guardar

TAGS :

Deja un comentario