Diagnóstico y síntomas de la fibromialgia y la candidiasis

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Mar, 13, 2017 |
Diagnóstico y síntomas de la fibromialgia y la candidiasis

Has recibido el diagnóstico de fibromialgia, porque tu médico así lo ha decidido según los síntomas que tú le has referido. También los puntos “gatillo”, que indican al médico si un paciente sufre la enfermedad, han dado positivo. Tras esto, si tienes suerte con tu médico, puede que te informe bien sobre lo que debes hacer. Pero en muchos casos, serás considerado un paciente que no tiene demasiada solución.

Diagnóstico mediante síntomas

Los síntomas que sufre un paciente de fibromialgia son (léelos atentamente):

  • Anquilosamiento.
  • Incremento de dolores de cabeza y cara.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos cognitivos (variedad de síntomas que cambian cada día).
  • Malestar abdominal.
  • Problemas genitourinarios.
  • Candidiasis.
  • Parestesia (entumecimiento y hormigueo en manos y pies).
  • Puntos miofasciales hipersensibles.
  • Desequilibrio.
  • Mareos.
  • Vértigo y sensación de borrachera.
  • Falta de memoria.
  • Síndrome de las piernas inquietas.
  • Síntomas alérgicos.
  • Problemas de piel.
  • Depresión y ansiedad.
  • Síntomas de dolor en tórax.

Ante la presencia de muchos de estos síntomas suele darse el diagnóstico de fibromialgia. Pero hay una enfermedad que los médicos han decidido ignorar que tiene los siguientes síntomas y que te pido que también leas con atención.

Síntomas similares:

  • Fatiga y malestar general.
  • Dolores de cabeza.
  • Distensión abdominal.
  • Diarreas y/o estreñimiento.
  • Indigestión.
  • Ardor estomacal.
  • Deseo de comer carbohidratos (dulces, pasta, pan, etc).
  • Depresión.
  • Mareo y sensación de resaca por las mañanas.
  • Dolor de articulaciones y músculos.
  • Molestias vaginales (picores, irritación, heridas, etc.).
  • Retención de líquidos.
  • Insomnio.
  • Infecciones crónicas.
  • Alergias.
  • Picor anal.
  • Afonía.
  • Congestión nasal y ahogo.
  • Problemas de uñas y molestias oculares y de oídos.

¿A qué ya no estás tan seguro sobre tu diagnóstico? ¿Puede ser que no sufras fibromialgia y que la razón de tu dolor y malestar sean las cándidas? Para ello veremos en qué consiste esta enfermedad y cómo detectarla.

Qué es la candidiasis

La candidiasis es una infección causada por una levadura de la familia de las cándidas. Las levaduras están presentes en todos nosotros desde poco después de nacer. Se encuentran en diversas partes de nuestro organismo. Por ejemplo, en la piel, el aparato digestivo y el genitourinario.

Su función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre. Así nos ayudan a degradar restos de carbohidratos mal digeridos y, junto con las bacterias, mantienen el equilibrio intestinal y el PH de la sangre.

En mi consulta me encuentro con muchos casos de diagnóstico erróneo. Y es que parece que los “especialistas en fibromialgia” además de desconocer qué es esta enfermedad, ignoran totalmente la posible infección por cándidas como responsable de dichos síntomas.

Indagando junto al enfermo sobre su vida, vamos descubriendo datos importantes que nos desvelan si el diagnostico es fibromialgia o cándidas.

Preguntas clave para el diagnóstico de candidiasis

¿Sufres infecciones repetitivas de orina, ahora o durante toda tu vida?

¿Además sufres de llagas o herpes en la boca?

¿Sientes una fuerte apetencia por dulces, bollería y los alimentos que contienen harinas?

¿Estás irritable si no puedes conseguir dulces a determinadas horas del día, por la noche por ejemplo?

¿Sufres mareos, vértigo y sensación de desmayo a media mañana?

Si has contestado SÍ a varias de estas cuestiones debes revisar tu diagnóstico.

Qué hacer si crees que tu diagnostico es equivocado

Por desgracia tu médico no te va hacer ningún caso. Y es que todos sabemos que en el momento en que un paciente es diagnosticado de fibromialgia, cualquier síntoma es adjudicado a la enfermedad y dejan de hacerle caso.

Muchos especialistas estamos viendo en nuestras consultas casos mal diagnosticados de fibromialgia. Además, estos pacientes son reacios a volver a ponerse en manos de otros especialistas. Finalmente, muchos pacientes sencillamente dan por imposible curarse.

Sin embargo, no hay que perder la esperanza en la curación. Y es que esta se encuentra a tu alcance con un poco de esfuerzo. Con unos cambios en tus hábitos puedes conseguir mejorar de forma rápida los terribles síntomas de la enfermedad. Además, estos nuevos hábitos saludables tendrán el efecto de prevenir otras dolencias.

Infórmate en esta web sobre el tratamiento y la prevención de la cándidiasis.

 

TAGS :

Deja un comentario