Diferencias entre probiótico y prebiótico, unidos aumentan tus defensas

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Oct, 04, 2019 |

Diferencias entre probiótico y prebiótico, unidos aumentan tus defensas

Seguro que has escuchado muchas veces estas dos palabras, probióticos y prebióticos y aún no tienes claro para qué sirven y sobre todo cuál es la diferencia.  Hoy te lo vamos a explicar de forma fácil y así lo podrás recordar a la hora de preparar tu menú.

Las investigaciones más recientes muestran que los microorganismos que viven en el intestino nos protegen frente a posibles enfermedades crónicas y degenerativas, de ti depende su buena relación con ellas.

¿A quién benefician?

Estos microorganismos nos benefician a todos, en especial a personas que ya están enfermas y que quieren recuperar la salud. Si sufres fibromialgia, fatiga crónica, colon irritable, dolores articulares, quieres perder peso o ayudar a tus defensas, los prebióticos y probióticos son clave en ello.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que podemos ingerir a través de suplementos naturales o de alimentos fermentados, tienen efectos muy beneficiosos en nuestra salud.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

¿Para qué sirven?

Tal como venimos hablando en otros posts nuestra salud depende de tener un equilibrio y nuestra flora intestinal es clave para ello. Si se desequilibra puede alterar ese equilibrio, hormonal, emocional e intestinal y empezar una carrera hacía la enfermedad. Los probióticos ayudan a mantener una buena salud intestinal.

Contribuyen a mantener una flora microbiana adecuada.

Actúan frente a los microorganismos dañinos a través de distintas acciones, como la preservación de las barreras naturales del tracto digestivo, la producción de sustancias que impiden el crecimiento de los microorganismos nocivos, la reducción del pH del intestino, o la competición por los nutrientes con estos microorganismos.

Promueven la regeneración de la flora intestinal tras su alteración (por ejemplo, por la toma de antibióticos)

 

¿Qué alimentos nos proporcionan probióticos?

Sobre todo, los fermentados:

El Kéfir, Kimchi/chucrut,los fermentados como aceitunas, pepinillos…no pasteurizados, Miso, Kombucha, Natto/tempeh, Microalgas como la espirulina, kombu, chorella, y las algas azules y verdes, el chocolate negro puro (¡¡no te emociones!!). El queso crudo sin pasteurizar, pero ya hemos hablado de los problemas de salud que nos puede acarrear consumir mucho queso y lácteos en la dieta.

También podemos ingerir probióticos en suplemento, los guardamos en el frigorífico pues te recuerdo que son microorganismos vivos.

Pide cita en mi consulta, es por Skype sin problemas de horarios ni desplazamientos.

¿Cuándo debemos ingerir más probióticos?

Debemos ingerir probióticos si estamos bajos de defensas, después de una diarrea (para recuperar la flora intestinal) si tenemos un intestino inflamado como colon irritable, enfermedad de Crohn, revisando nuestra dieta y siguiendo una alimentación adecuada que desinflame el sistema digestivo, de otra forma no sirve de nada tomar probióticos, busca siempre la raíz del problema, no lo tapes.

Recuerda que los probióticos se alimentan de los prebióticos.

¿Qué son los prebióticos y cuál es su función?

Los alimentos prebióticos lo que hacen es alimentar las bacterias que ya viven de por sí en el intestino favoreciendo su crecimiento y su buena salud.

El almidón resistente es la reserva de glucosa de algunos cereales, legumbres, tubérculos, frutas y verduras y uno de los mejores prebióticos. Se diferencia del almidón normal porque, como su nombre indica, presenta resistencia a la digestión y viaja entero por nuestro intestino y se convierte en un prebiótico excelente para tus bacterias intestinales.

Una de las mejores harinas para preparar pan, bizcochos, galletas y toda clase de platos.

Alimentos prebióticos

Por ejemplo, todas las legumbres cocinadas y enfriadas, con especial atención en las lentejas, guisantes, garbanzos, alubias y azukis.

Los cereales, con índice glucémico bajo como trigo sarraceno, quinoa, avena, amaranto.

La fruta, preparada en compota o al horno. El plátano macho es ideal.

Tubérculos, patata, yuca (mandioca y tapioca) boniato.

Para que estos alimentos sean los perfectos prebióticos debemos seguir unas normas de cocinado y conservación muy sencillas que te explicamos aquí.

En Resumen

Recuerda que los probióticos se alimentan de los prebióticos.

Para mantener una buena salud debemos tener un intestino sano, desinflamado y con una flora intestinal adecuada.

Esto lo conseguimos aportando a nuestro organismo la dieta adecuada que él nos demanda, cada persona es diferente y con unas necesidades específicas.

Aporta a tu organismo los probióticos adecuados.

Aporta a esos probióticos los prebióticos adecuados que los alimenten y mantengan tu intestino y en definitiva tu organismo a pleno rendimiento.

Estilo de vida, dieta y emociones influyen sobre nuestra relación con las bacterias beneficiosas de nuestro intestino.

¡Por fin puedes diferenciar de forma fácil probióticos de prebióticos!

No te pìerdas nuestro grupo en Facebook


 

TAGS :

Deja un comentario