Dolor crónico, emociones, apegos, rabia y tristeza limita nuestra vida

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Oct, 25, 2018 |

El dolor es una de las principales causas por las que perdemos calidad de vida y felicidad. Podemos tener dolor de huesos, estómago, migraña, Fibromialgia. El dolor crónico puede ser dolor emocional mal gestionado.

Debemos ir al origen de ese dolor y actuar frente a él.

Cumplir años no es motivo suficiente para soportar dolor. Hace años una persona me comentó que es normal tener dolor crónico cuando vas cumpliendo años, pero no es cierto.

Debemos revisar las causas que nos han derivado a sufrir ese dolor, hay circunstancias que causan dolor, migrañas, artritis o dolores musculares.

Podemos decir que cuando un dolor permanece durante más de 6 meses se ha convertido en una enfermedad y lo más importante es conocer la causa de ese dolor crónico.

No hay que resignarse cuando se sufre un dolor. Unos hábitos saludables pueden ayudar a controlar ese dolor, te enseñamos cómo.

Vamos a plantar cara al dolor: a tener en cuenta el dolor emocional también

 

Un dolor crónico puede ser consecuencia de un dolor emocional, no estoy bromeando. Por ejemplo, cuando una persona tiene tensión en la mandíbula, cuello o pecho, puede que este siendo injustamente criticada y su organismo responde así a ese ataque, provocando contracturas y dolor.

Un dolor estomacal puede advertirnos de emociones cerradas, no saber expresar las emociones, el dolor de una pérdida, abusos, problemas en el trabajo, todo esto si no sabemos gestionarlo nuestro cuerpo lo somatiza y acaba siendo una enfermedad crónica.

No tengas miedo de llorar, hablar con un profesional o con un amigo que te escuche y puedas dejar salir todo ese dolor.

Y cambias las normas, no te dejes llevar por la sociedad y sus problemas, sigue tus instintos y sé libre.

Maite Gauxachs, terapeuta emocional, en su libro Sanación Motivacional, nos habla desde su experiencia personal, como se unen los conceptos de sanación y motivación para superar una enfermedad. Liberar la mochila de cargas inútiles que nos acompaña durante el trayecto de nuestra vida y aprender a disfrutarla. En ese momento el camino de nuestra vida pasa de estar llena de miedos, culpas, traumas, limitaciones, apegos, rabia, tristeza a ser un camino de libertad, amor y plenitud. Te aconsejo leer el libro de Maite.


ESCUCHA LA ENTREVISTA QUE PUEDE CAMBIAR TU ACTUAL ESTADO DE SALUD.


La alimentación como tratamiento saludable

 

La alimentación es una herramienta muy importante para combatir el dolor y que tu organismo cambie esa tendencia a sufrirlo.

 

  • Debemos evitar el sobre peso.
  • Debemos evitar los alimentos que favorecen la inflamación.
  • Revisar posibles intolerancias alimentarias.
  • Muy importante mantener un buen funcionamiento del sistema digestivo y sobre todo a nivel intestinal.
  • Conocer qué alimentos necesita realmente tu cuerpo para funcionar correctamente.
  • Debemos evitar el glutamato monosódico pues excita el sistema nervioso provocando más dolor.

 

Qué alimentos debemos evitar para prevenir ese dolor

 

Proteínas animales:

Carnes, embutidos, marisco, lácteos pues sobrecargan el organismo de residuos y elevan la acidez de los tejidos que favorece la inflamación.

Esto no quiere decir que debemos eliminarlos de nuestra dieta. Pero sí es importante que no sean los alimentos principales en nuestro menú.

 

Azúcar y grasas:

Los alimentos con mucha grasa tienen un efecto inflamatorio.

El azúcar aumenta la acidez y nos roba los minerales de los tejidos provocando contracturas.

El azúcar alimenta las infecciones urinarias y a las Cándidas y estás provocan dolor articular y malestar.

 

Las solanáceas:

Son los tomates, berenjenas, pimientos y patatas, contienen una sustancia llamada solanina que agrava los dolores reumáticos. Evita estos alimentos y notaras mejoría de esos dolores.

El tabaco también es una solanácea.

 

Los alimentos ricos en oxalatos:

Los alimentos ricos en oxalatos cálcicos y los ricos en ácido úrico aumentan los dolores articulares inflamatorios, la gota y los cálculos renales.

No debemos abusar de  los mariscos, la carne roja, la soja y el alcohol.

 

Los cereales con gluten:

El gluten es una proteína que a muchas personas les produce inflamación a nivel intestinal que se ve reflejada en el resto del organismo, provocando dolor articular, migraña, colon irritable…

Evita el trigo, avena, centeno, espelta y cebada.

 

El ejercicio te ayuda a alejar el dolor.

Según investigadores del American College Of Esports Medicine de EEUU, las personas que realizaron un programa de ejercicios de 6 semanas aumentaron la tolerancia al dolor de forma notable. Debes adoptar este hábito saludable en tu día a día, siempre dentro de tus posibilidades.


Pide cita en mi consulta, es por Skype sin problemas de horarios ni desplazamientos.


Debes depurar tu organismo:

El cuerpo está expuesto a muchos tóxicos, el aire contaminado que respiramos, el exceso de fármacos, las sustancias que contienen muchos de los alimentos que ingerimos, las propias sustancias de deshechos que genera el propio organismo.

Todo esto se acumula y resulta muy tóxico para nuestra salud.

Por ese motivo muchos dolores y algunas enfermedades que los producen como Fibromialgia, Fatiga crónica, síndrome de sensibilidad química y la migraña, se ven beneficiados por una limpieza del organismo.

Para eliminar esos tóxicos de nuestro cuerpo y evitar muchos de esos dolores debes cambiar hábitos alimentarios.

 

En nuestros libros te asesoramos para que empieces ese cambio de hábitos y dejes de tener dolor.

En muchos casos es más fácil de lo que parece.

 

Un dolor de cabeza por ejemplo puede ser provocado por un alimento:

Te cuento el caso de un paciente que todos los días desde hacía 10 años sufría dolor de cabeza.

Curiosamente se despertaba sin ese dolor, pero al cabo de unas horas y siempre a la misma hora, sobre las 11 de la mañana aparecía ese dolor.

 

Revisando su dieta pudimos apreciar qué alimento le provocaba ese dolor, en su caso era el desayuno, basado en tostadas de trigo, leche desnatada y lo que más intolerancia le producía, UN ZUMO DE NARANJA.

Eliminamos en primer lugar el zumo de naranja y el dolor de cabeza desapareció inmediatamente.

Recuerda que una intolerancia alimentaria puede producir dolor severo y crónico.


Síguenos en Facebook, recetas, consejos, noticias

 

 

Apúntate a nuestro grupo comidasana vip en facebook

 

 

 

 

 


 

TAGS :

Deja un comentario