En los momentos más negros hay luz al final del túnel

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Ene, 02, 2020 |

En los momentos más negros hay luz al final del túnel

 

Hoy quiero o más bien necesito contar mi experiencia de vida en estos últimos 3 meses.

Desde el 14 de octubre he tenido un accidente y una operación que han afectado mi vida a nivel físico y sobre todo mental y emocional.

Durante estos meses he ido viviendo los acontecimientos de una forma rara, el accidente fue una caída tonta e inesperada que me dejo cao durante muchas semanas, sobre todo por no poder entender cómo había podido caer de esa forma y otra parte muy emocional, no poder disfrutar de mi relación con mis nietos, no poder darles ni un abrazo ni un beso me tenía en un estado de confusión y frustración alto, ¡¡que le voy a hacer, ser abuela es maravilloso!!

Cuando ya parecía que me estaba recuperando llegó la operación, sé que miles de personas hubieran pagado por ser operadas en un periodo tan corto como son 10 días desde el diagnóstico, pero cuando tu mente no está preparada para otro parón en la vida cuesta mucho más recuperarse.

Ha pasado un mes de la operación y hoy día 2 de enero por fin me encuentro recuperada, con ganas de volver a mi rutina, mi vida normal, estudiar, publicar en mi web, pasar consulta a las personas que pasan por ella y sobre todo me siento con ganas de volver a achuchar, besar y disfrutar de mis nietos.

Han sido 3 meses duros, sé que no han sido enfermedades duras, pero sí enfermedades incapacitantes para una persona tan activa como yo, con proyectos, trabajo y sobre todo ilusiones que durante este tiempo han parado.

Pero de todo se aprende!!!!

Aunque durante estos meses pensaba que no podía aprender nada, si que noto que cuando voy caminando presto más atención donde piso!!! Intento relajarme y estar en lo que estoy, caminando, comiendo o disfrutando de mis aficiones.

Doy gracias a mi familia, sin ellos esta experiencia y estos meses hubieran sido mucho más complicados.

A mi marido, mis hijas, yernos, madre, suegra, cuñados y hermanas y a algunos de mis pacientes que sabían de mis tropiezos, porque cuando la vida te sorprende con accidentes u operaciones inesperadas, tienes que parar y cambiar el ritmo, gracias a todos ellos por preocuparse y darme cariño, lo necesitaba. GRACIAS.

Y también he aprendido que a veces contar las cosas, que te escuchen puede ayudarte a eliminar el dolor emocional que puede ser tan duro como el dolor físico, gracias!!!

Para acabar quiero decir que casi todo pasa en la vida, lo bueno y lo malo, todo es cuestión de la actitud con que lo afrontamos.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition


 

TAGS :

Deja un comentario