En Macrobiótica existe otra forma de ver la enfermedad y las fases de la misma.

Fases de la enfermedad en macrobiótica.

Estamos acostumbrados a creer que la enfermedad es algo que cae del cielo. Hoy estoy bien y mañana estoy mal. Vamos al médico y nos receta el remedio. Los síntomas desaparecen y nosotros seguimos con nuestra vida. Este es un modelo en el que la enfermedad se ve como algo que viene de fuera y nos invade de forma repentina. Aplicando una serie de remedios (medicamentos) nos libramos de ella.

En macrobiótica existe otra forma de ver la enfermedad. No es mejor ni peor que la anterior, cada una tiene su momento, sino que nos ofrece la posibilidad de frenar ciertas dolencias que con el modelo anterior es difícil su prevención y en ocasiones su curación. El consultor macrobiótico americano Verne Varona enumera una serie de fases por las que pasamos a la hora de caer enfermos. A continuación comentamos estas fases.

FASE 1: FATIGA

Estar cansados al final del día o tras un período de trabajo intenso puede ser normal. Sin embargo, muchas personas experimentan un continuo estado de fatiga que nada tiene que ver con la actividad realizada. Otros síntomas que podrían acompañar la fatiga son: tensión muscular, orinar con frecuencia, sudar de forma excesiva, irregularidad a la hora de ir al baño, sofocos repentinos y menos claridad mental.

FASE 2: DOLOR y SUFRIMIENTO

Tras la fatiga llega el dolor en forma de malestar muscular, calambres, respiración superficial, ritmo cardíaco irregular, ligera inflación general, fiebre, constipados, rango de movimiento articular restringido. Mentalmente uno podría experimentar depresión, preocupación y un sentimiento creciente de inseguridad.

FASE 3: ALTERACIÓN EN LA SANGRE

El desequilibrio del organismo aumenta llegando a la calidad de la sangre, la cual determina la salud de las células del cuerpo, los tejidos y órganos. Una baja calidad de la sangre provoca condiciones como alta o baja presión sanguínea, úlceras, anemia, deficiencias nutricionales, inflamaciones graves, enfermedades de la piel. Mentalmente podría acompañarse de  nerviosismo crónico, hipersensibilidad, timidez, y la tendencia a sentirse confundido. La macrobiótica siempre a resaltado la importancia de la calidad de la sangre en nuestro estado de salud.

FASE 4: EMOCIONES NEGATIVAS

El progresivo deterioro de la salud lleva a la aparición de emociones negativas, tales como enfado, depresión permanente, ansiedad, frustración, desesperación, apatía o cambios repentinos de humor. Estas emociones están relacionadas con la calidad de tu sangre, los niveles hormonales y los niveles de azúcar en sangre. Con el tiempo uno puede empezar a sentir más miedos y encontrar los nuevos desafíos que le presenta la vida más difíciles. Se pierde flexibilidad mental y el cuerpo se vuelve más rígido y duro.

FASE 5: ENFERMEDAD DE LOS ÓRGANOS

A medida que los factores citados en los apartados anteriores van empeorando la salud, la calidad y el funcionamiento de los órganos y glándulas del cuerpo empiezan a deteriorarse, lo cual provoca cambios estructurales en los mismos. Esta fase de la enfermedad incluye alteraciones como la diabetes, la arteriosclerosis, piedras en los riñones, cáncer y otros tipos de enfermedades. Mentalmente aparece terquedad, prejuicios, rigidez mental y física, y pensamiento que lleva al auto engaño.

La macrobiótica nos ofrece un modelo de la enfermedad que nos da herramientas para poder poner remedio antes de que llegue la enfermedad propiamente dicha, es decir la enfermedad que reconoce la medicina alopática y que se corresponde con la fase 5 propuesta por Varona.

Los remedios propuestos por Varona tienen en cuenta cómo funciona el organismo y cómo nos influyen los estímulos naturales como por ejemplo la comida y un buen descanso. Para cada fase de la enfermedad propone unos remedios específicos. Veamos:

SOLUCIONES PARA LAS DISTINTAS FASES DE LA ENFERMEDADES

alimentacion_sana-300x225Fase 1 – Fatiga:

  • Dedica tiempo para relajarte.
  • Cuida las horas de sueño
  • Incluye algunos alimentos integrales
  • Realiza ejercicio de forma regular pero en sesiones cortas.
  • Tiempo para obtener resultados: varios días

Fase 2 – Dolores y sufrimiento:

Modifica la dieta. Sigue las recomendaciones que sugerimos en el blog.

  • Enfréntate a los asuntos que hacen surgir emociones negativas
  • Duerme bien
  • Centra tu atención en hábitos saludables
  • Realiza ejercicio de forma regular
  • Los síntomas podrán remitir en una o varias semanas

Fase 3 – Alteraciones de la sangre:

Se aplican los consejos del anterior punto de forma más estricta. Recuperarse de esta condición puede llevar desde 1 semana a 4 meses.

Fase 4 – Emociones negativas:

  • Dieta equilibrada y sana basada en alimentos integrales
  • Utilización en caso necesario de complementos nutricionales. Un ejemplo de estos podrían ser los probióticos para mejorar la digestión
  • Regularización de los niveles de glucosa en sangre.
  • Ejercicio físico regular
  • Irse pronto a la cama
  • Meditar.
  • Seguir hábitos saludables en general
  • Recibir apoyo emocional, quizás mediante alguna terapia psicológica, en caso necesario
  • Revisión de los valores y propósitos que nos guían en la vida
  • El cambio puede llevarnos de 2 a 4 meses

Fase 5 – Enfermedades de los órganos:

Para recuperar la salud una vez hemos llegado a esta fase se requiere un alto nivel de compromiso, lo que nos obliga a cambiar nuestra filosofía y modo de estar de el mundo.

  • Una dieta equilibrada y cuidadosamente diseñada donde deben predominar los alimentos integrales
  • Complementos nutricionales específicos
  • Tratamiento con hierbas medicinales
  • Aprendizaje sobre cómo funciona nuestro organismo y cuáles son los hábitos saludables
  • Ejercicio físico diario
  • Apoyo psicológico profesional
  • Meditación
  • Esperanza e implicarse activamente en la recuperación

Para finalizar quisiéramos señalar que el modelo de “fases de enfermedad” aquí propuesto por la macrobiótica no tiene porque darse en todos los casos, pues existen enfermedades que a consecuencia de algún factor ambiental o hereditario llegan de repente. Lo útil del modelo de fases es que nos hace ver que no siempre tenemos porque esperar a que la enfermedad llegue, ni a que el médico nos recete los medicamentos, sino que podemos reconocerla en sus primeros pasos y poner remedio mucho antes de que se manifieste.

Esta interesante entrada está escrita por Marío Lopez Pomares, director del  blog Macrobiótica mediterránea. Gracias por tus sabios consejos.

TAGS : alimentacion macrobiotica Alimentación para aumentar las defensas

Deja un comentario