Entender la Fibromialgia y ayudar al afectado.

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Nov, 25, 2016 |
niebla-en-caceres-003_m

Sufrir una enfermedad crónica severa dificulta enormemente realizar cualquier proyecto de vida. Por eso, es inspirador escuchar la experiencia de quienes han pasado por ello. La experiencia de quienes lo han superado y han recuperado una vida plena. Mucho más, si después han consagrado su vida a difundir lo aprendido para que otros puedan aprovechar esa experiencia. Nada mejor para entender la fibromialgia que atender a quienes luchan contra ella a diario. Puedes leer o escuchar la entrevista.

¿Cómo descubriste tú el mundo de los afectados por la fibromialgia?

Por mi hija Marta. Desde su nacimiento su salud siempre ha sido muy delicada. Ya a los 3 años sufría dolores intensos en los pies.

Esos dolores fueron subiendo llegando a las rodillas, espalda, cuello brazos y manos. A los 9 años ya habíamos visitado muchos reumatólogos y traumatólogos sin ninguna respuesta a sus dolores. Pero sería sobre los 10 años cuando esos dolores se dispararon y empezaron a ser insoportables. Además, a ellos se unió un cansancio extremo que la dejaba sin fuerzas para nada.

Acabados de cumplir los 11 años viendo el estado de salud tan lamentable de la niña decidimos llevar a Marta a urgencias en el hospital para intentar obtener una respuesta. Marta fue ingresada y una semana después nos dieron el diagnostico: Fibromialgia juvenil severa y fatiga crónica en un grado muy severo.

Desconocíamos por completo la enfermedad. Entender la fibromialgia no estaba a nuestro alcance porque solamente habíamos tenido noticias de ella en algún medio de comunicación. Y nos pilló de sorpresa la solución a la misma: ninguna.

Según su médico nos comentó, “de esto no se morirá pero su vida será muy difícil, no podrá estudiar ni trabajar”.

No hay tratamiento efectivo para la enfermedad.

“Vamos a empezar con un tratamiento con antidepresivos para ver si responde bien y conseguimos mejorar algo”, nos dijo el médico.

Nos quedamos desolados y muy preocupados por la vida de nuestra hija. Salimos del hospital unos días después destrozados, sin saber qué hacer con ella para parar los terribles dolores que la aquejaban.

Marta no entendía qué le estaba pasando: ¿por qué no tenía fuerzas para ir a clase? ¿Por qué tenía tanto dolor en todo el cuerpo?
¡No negaré que los primero días lloré por la suerte de mi hija! Pero mi forma de ser no me deja rendirme nunca.
También la vida te ayuda en algunas ocasiones y ese fue nuestro caso.
Marta estaba en casa sin apenas moverse de la cama, su vida era de su cama a la mía todos los días.

Yo le ayudaba a vestirse, algunas veces a comer, ducharse y secarse el pelo…
Un día, dos meses después del diagnóstico, decidí ir a una librería a buscar un libro para Marta.

Por sorpresa encontré un libro que cambiaría mi vida para siempre y por supuesto la vida de mi familia.
Ese libro hablaba de muchas enfermedades. Entre ellas estaban la fibromialgia y la fatiga crónica y cómo el médico que lo escribía, trataba dichas enfermedades.

Por supuesto me lo llevé a casa emocionada. Nadie más nos había hablado sobre un posible tratamiento de la enfermedad desde ese punto de vista, el de la nutrición.

Escépticos pero ilusionados pusimos en marcha el plan dietético para Marta.

Toda la familia apoyo la decisión. Cuando hablo de la familia hablo de nosotros como padres y de su hermana mayor.
No fue nada fácil cambiar nuestros hábitos en la cocina pero la ilusión de una posible recuperación de Marta podía más que nuestros gustos culinarios. Curiosamente 12 años después seguimos comiendo de esa forma. Se trata de una alimentación más sana y saludable que nos ha mejorado la vida a todos y lo mejor es que nos encanta.

La primera semana fue muy dura, a los cambios se sumaron los síntomas de limpieza que el organismo tiene cuando iniciamos un cambio de dieta: más dolores en todo el cuerpo, migraña insoportable, sueño, estreñimiento…

Pero pasados unos 10 días todo cambió de repente.

Marta se despertó una mañana con una buena sorpresa, había conseguido dormir toda la noche.
La personas que sufren fibromialgia no tienen un sueño reparador. Pueden dormirse pronto (también las hay que les cuesta mucho coger el sueño) pero a las pocas horas se despiertan, pasando la noche despiertas o con sueño agitado.
De tal forma que a la mañana siguiente se encuentran más cansadas incluso que antes de acostarse.

Esto es una rueda que no para y llega un momento que la fatiga crónica es insoportable y su vida se convierte en un infierno.

Pues Marta esa noche pudo dormir y para sorpresa de todos tenía mejor aspecto. Cada día era diferente, Marta iba notando cambios en su cuerpo.

Las contracturas de la espalda y cuello parecía que poco a poco iban desapareciendo. Los dolores en los pies y manos también mejoraban. La migraña continua poco a poco dio paso a días sin dolor de cabeza.

Tres meses pasaron desde que empezamos el cambio de dieta hasta que Marta pudo un día volver al colegio. Primero fueron sólo unas horas, después ya pudo ir todo el día. Yo la acompañaba para llevarle la mochila y al final pudo con mucho esfuerzo pasar de curso.

La ayuda de sus compañeros fue muy importante para ella.

Los profesores no entendían la enfermedad y uno de ellos incluso se burlaba de Marta delante de la clase diciendo que Marta era una vaga que no quería estudiar.
Pero lo importante es que poco a poco Marta iba consiguiendo superar una enfermedad muy grave, sobre todo una enfermedad que muchos llaman “invisible” y que ha marcado la vida de millones de personas, niños, mujeres y hombres.

En el momento actual Marta ha acabado sus estudios Universitarios, es Trabajadora Social y lleva una vida normal.viento

Una vez curada Marta y resuelto tu problema familiar decidiste compartir tu conocimiento con otros afectados, ¿qué te empujó a esto?

 

Durante la enfermedad de Marta acudimos a varias asociaciones de afectados para recibir su ayuda. Allí pudimos comprobar el sufrimiento de estas personas, muchas de ellas enfermas desde hacía muchos años. Fueron muy amables y compartieron sus historias con nosotros.

Cuando conseguimos la recuperación de Marta pensamos que nuestra experiencia no podía quedar solamente para nosotros. Pensamos que era importante trasmitir a otros afectados la solución que habíamos encontrado.

Y fueron en las mismas asociaciones donde nos animaron a escribir y publicar nuestra experiencia en un libro.

Siempre he sentido la necesidad de ayudar a otros enfermos. Nosotros sufrimos mucho por no tener apenas información sobre el tratamiento. Entender la fibromialgia es el primer paso para combatirla.

 

¿Cómo te ha ido con otros pacientes? ¿Crees que es efectivo en todos los casos o solo en algunos?

Después de publicar mi primer libro sobre la enfermedad tuve la necesidad de seguir estudiando. Por ello accedí a un curso sobre dietética y nutrición en la Escuela Censana de Barcelona.

Pero obtener ese título no ha parado mi ansia de aprender. Durante estos 12 años he seguido estudiando y aplicando mis conocimientos en otros enfermos, con grandes resultados.

Ahora estoy siguiendo un muy interesante curso de Nutrición Ortomolecular en la Escuela Plaskett de Londres.

Como en todas las cosas, cada persona es un mundo diferente, pero en la mayoría de los casos el enfermo mejora de forma importante. Cuando empieza a entender la fibromialgia es cuando empieza a ganarle la partida.

Sobre todo si el enfermo es constante, va viendo los resultados y en unos meses los síntomas de la enfermedad van desapareciendo.

 

¿Te supone una limitación el hecho de no estar titulada en una Universidad para combatir y entender la fibromialgia?

Supone que tienes que luchar más para que te tomen en serio. Pero el mejor resultado es el boca a boca de las personas que han confiado en mí y seguido mis consejos. Son ellos los que consiguen los buenos resultados.

En la vida a veces es más importante una persona que ha pasado por lo mismo que tú y que te aporta su experiencia.

Yo he aprendido durante estos 12 años de mi hija. He aprendido de los mejores especialistas en medicina natural y de los pacientes que han pasado por mi consulta. Son pacientes de todo el mundo que aportan enseñanzas muy interesantes.

Entender la fibromialgia requiere de paciencia y esfuerzo
¿Te has sentido apoyada o rechazada por otros terapeutas o por los médicos?

He tenido de todo. Pero creo en lo que hago por el simple hecho de que otros especialistas ya lo están haciendo con sus pacientes.

Yo aporto la experiencia de haber vivido en primera persona la enfermedad y eso otros médicos no lo tienen.

Cuando un paciente te comenta que nota ciertos síntomas cuando ingiere un alimento yo seguramente ya lo he experimentado y entiendo y creo lo que me cuenta.

 

 

¿No te parece que los pacientes nos hemos vuelto un poco pasivos? ¿Que actuamos como niños ante la autoridad de los médicos y que cuando nos “sentencian” tiramos la toalla? ¿Qué le dirías tú a las personas afectadas por enfermedades “incurables”?

Sí, los enfermos creen que su médico lo sabe todo y no es así. Su médico sabe lo que le han enseñado en la Universidad y a veces no es suficiente. Los médicos deben abrir su mente a otras experiencias y otras medicinas. Hay que entender la fibromialgia para saber luchar contra ella

La medicina oriental tiene una visión de la enfermedad muy diferente de la medicina occidental. Es muy importante ver otros puntos de vista. No ver el dolor como algo terrible. El dolor es un síntoma de alerta que te envía tu cuerpo, escucharlo es muy importante.

Un dolor de cabeza nunca debe ser “tapado” con un analgésico. Si el dolor persiste debemos averiguar de dónde viene ese dolor y poner la solución. Entender la fibromialgia, la fatiga crónica, el colon irritable y otras dolencias, supone querer curar la raíz que las causa, no solo sus manifestaciones sintomáticas.

¿Crees que la medicina alopática está abierta a cualquier aportación que mejore la salud, venga de donde venga o venga de quien venga?

Pienso que la mayoría de médicos no, y sería muy importante unir esfuerzos. La medicina alopática y la nutrición deben unirse por el bien del paciente.

Muchas enfermedades deberían ser tratadas simplemente con un cambio de dieta. Los fármacos no son la solución a todos los problemas de salud de la humanidad.

 

¿Qué les dirías a los médicos alopáticos con respecto a la curación a través de los alimentos?

Lo que les vengo diciendo durante años y que ellos también intentan decir. Esto es, que no todas las enfermedades deben tratarse con fármacos. Un dolor de cabeza puede tener su origen en una intolerancia alimentaria. Si no eliminas esa intolerancia, seguirá dolor de cabeza por más analgésicos que tome y esos fármacos crearán otras enfermedades. Entender la fibromialgia te ayuda a comprender que combatir la enfermedad no es solo combatir sus síntomas.

 

Y por último, ¿te seguirás dedicando a esto? ¿Qué planes de futuro tienes?

Llevo 12 años dedicada al estudio de estas enfermedades y espero seguir aprendiendo y atendiendo a enfermos de todo el mundo.

Mis planes de futuro o mejor de presente son cuidar a todas las personas que lleguen hasta mí buscando recuperar su salud y su vida perdida. Quiero ayudarles a entender la fibromialgia para que puedan combatirla mejor.

Siento mucha felicidad cuando recibo cartas de personas que han confiado en mí y gracias a su esfuerzo y mi ayuda han vuelto a vivir y disfrutar de su familia. Es maravilloso.

 

Maribel atiende enfermos de todo el mundo desde su consulta on-line.

Si quieres más información, consulta los libros de Maribel Ortells.

 

TAGS : curar fibromialgia
  • Gema

    Sin duda una gran experiencia! Y una mujer coraje que no se rinde ante las dificultades. Enhorabuena!

  • Maria Barajas

    yo quisiera saber en pesos Mexicanos el costo de una consulta on line?

Deja un comentario