¿Es tu botiquín seguro para tus huesos?

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Feb, 01, 2017 |

Todo el mundo tiene un botiquín en casa con algunas medicinas. Que los medicamentos que tomamos tienen efectos secundarios en muchos casos devastadores lo tenemos claro. Pero que algunos de ellos sean los responsables de la osteoporosis y las fracturas de huesos, no tanto.

¿Sabes cómo prevenir y evitar sus efectos?

Haz del botiquín tu aliado y no tu enemigo

En muchos hogares el botiquín es un armario grande. En él se esconden muchos fármacos que necesitamos para calmar un dolor, pero muchos otros que pueden destruir nuestra salud.

El Doctor Manuel Díaz Curiel, responsable de la Unidad de Enfermedades Metabólicas Óseas del servicio de medicina Interna del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, ha dado su opinión al respecto. Nos comenta que, siendo la osteoporosis una enfermedad multifactorial (edad, sexo, escasa exposición al sol, bajo peso…), también se debe tener en cuenta a otro grupo de pacientes con osteoporosis. En el caso de este grupo, las causas de la enfermedad incluyen la ingesta, durante gran parte de su vida, de ciertos fármacos como los que se suelen tomar para que no nos moleste el estómago o para la hipertensión.

Algunos de esos fármacos son las benzodiacepinas (hipnóticos, calmantes de la ansiedad y sedantes).

Para darte un ejemplo claro: Uu enfermo de fibromialgia al que su médico le receta uno de estos fármacos para su “supuesta depresión” no solo agravará los síntomas de la enfermedad (a consecuencia de que el enfermo se encontrará todo el día medio dormido) sino que también afectará a su hígado. Además, sus huesos se verán afectados y desmineralizados. Este paciente es un candidato a sufrir en un futuro una mala caída y la posterior fractura de huesos. Fractura que podría evitarse si tuviera los huesos fuertes.

Los fármacos más dañinos para nuestra salud ósea

  • Las benzodiacepinas, que nos “ayudan” a dormir y calmar la ansiedad.
  • Los antipsicóticos.
  • Los anticonvulsivos.
  • Los anticuagulantes.
  • Los antivirales.

Los peores

  • Los glucocorticoides, se emplean en el tratamiento de enfermedades de origen inflamatorio, alérgico, inmunológico y en algunos tipos de cáncer.
  • Las hormonas tiroideas ,que si están sobre dosificadas descalcifican los huesos.
  • Las heparinas y los anticoagulantes orales.
  • La ciclosporina A, que se emplea en pacientes transplantados.
  • El acetato de medroxiprogesterona, usado en el tratamiento de la endometriosis y trastornos ginecológicos.
  • La vitamina A, que si se consume en exceso puede provocar osteoporosis.
  • Los diuréticos de asa, ya que inhiben la reabsorción del calcio que se elimina por la orina.
  • Los inhibidores de la bomba de protones, para tratar el reflujo y la úlcera.

Si tomamos alguno de estos fármacos en un momento puntual de nuestra vida el riesgo es mínimo. El problema llega cuando el consumo es habitual. En el caso del tratamiento del reflujo hay médicos que lo prescriben sin ningún miramiento y además indicando al enfermo que no tiene efectos secundarios.

El hueso no se descalcifica en un día. Las dosis y la duración de los tratamientos son importantes.
Del calcio debemos preocuparnos de su pérdida, no de su ingesta y sobre todo debemos consumir calcio que penetre en el hueso, pues si solamente lo recubre, el hueso se vuelve frágil.

Revisa tu botiquín y procura eliminar o reducir la presencia de estas medicinas salvo que sean imprescindibles.

emergency-doctor-147857_1280Cómo debe ser tu dieta

Una dieta rica en cereales integrales, verduras, semillas, frutos secos, proteínas de calidad, algas, sésamo, semillas de chía…

Y evitando los alimentos que eliminan el calcio de los huesos como el azúcar, los lácteos, las carnes rojas, las bebidas azúcaradas y la comida basura.

Debes hacer ejercicio a diario: caminar, correr, pilates… Cada persona dentro de sus posibilidades y manteniendo un peso adecuado. Estar demasiado delgados tampoco es bueno para el sistema óseo. Estas son las sencillas claves para unos huesos fuertes.

Alternativas naturales para algunos síntomas

Tenemos la costumbre de acudir a nuestro botiquín para combatir algunos síntomas desagradables. Veamos las alternativas naturales para no tener que recurrir a medicamentos con más frecuencia de la necesaria.

Para el reflujo estomacal nos ayuda mucho chupar regaliz, aunque puede subir la tensión arterial.

Pero ante todo debemos descubrir por qué tenemos ese reflujo y evitar los alimentos que lo provocan.

También las enzimas digestivas nos ayudan a mejorar ese reflujo y sobre todo a digerir mejor los alimentos.

Para los problemas de sueño, al igual que en el reflujo, debemos descubrir por qué no podemos descansar por la noche.

Hay alimentos que alteran ese sueño. Hablamos del café, té con teína, las verduras y frutas que contienen mucha vitamina C.

Cenar ligero, con verduras siempre cocinadas, nunca ensalada, o verduras crudas, mejor pescado y hamburguesas vegetales de tofu.

Para la ansiedad y depresión es muy importante la vitamina D, 20 minutos de sol diario nos aportan esa vitamina D. El insomnio, la ansiedad y la depresión, incluso los dolores neuropáticos y músculo-esqueléticos como los de la fibromialgia se han relacionado con la carencia de esta vitamina.

Incorporemos en nuestra dieta alimentos ricos en triptófano, como las carnes blancas, el pescado azul, las almendras y frutos secos en general, los huevos y los cereales integrales.

Revisa también tu nivel de colesterol. Si es demasiado bajo puede provocar depresión y ansiedad.

TAGS :

Deja un comentario