Fibromialgia y necesidad de apoyo personal

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Jun, 02, 2015 |
comida-sana

A raíz del artículo Qué necesita un enfermo de Fibromialgia de sus familiares he recibido muchos mensajes de agradecimiento por contar cómo se siente un enfermo y, sobretodo, cómo es la indiferencia y desconocimiento de la misma por parte de la sociedad en general.

Pero en esos mensajes veo otra parte que necesito explicar.

Las personas afectadas no quieren entender que su actual estado de salud es consecuencia de un mal funcionamiento de sus órganos principales: hígado, riñones, páncreas y sobretodo intestinos.

Por más que busquen la solución en los fármacos, no la van a encontrar. No es por ahí por donde tenemos que encontrar la recuperación.

Esa ansiada recuperación de la salud, volver a poder trabajar sin tener cansancio extremo, volver a vivir sin dolor, debe llegar a nuestro organismo cambiando hábitos de salud, alimentarios, psicológicos, físicos, pero sobretodo alimentarios.

Nuestro organismo es como nuestro coche. Necesita un combustible adecuado para que todos sus componentes funcionen y todo vaya bien. Si a nuestro coche le damos un combustible equivocado sus componentes dejan de funcionar porque se obstruye y se para.

A nuestro cuerpo le pasa lo mismo, si le damos tóxicos, poco ejercicio físico y pensamientos tristes deja de funcionar y se va obstruyendo.

Consejos

Debemos seguir nuestra tan valorada dieta Mediterránea pero con ciertos matices que paso a explicar a continuación.

La pirámide de la dieta Mediterránea con el paso de los años ha mejorado y cambiado algunos conceptos equivocados, los nutricionistas naturistas tenemos además una visión algo diferente de la actual pirámide.

Voy a indicarte cómo debe ser tu menú diario empezando por los alimentos que debes incluir a diario y los que deben quedar solamente en día puntuales.

A diario:

  • Aceite de oliva.
  • Legumbres.
  • Fruta.
  • Cereales integrales sin gluten.
  • Verduras.
  • Algas.
  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Frutos secos.
  • Pescado blanco/azul.
  • Leches vegetales.
  • Carnes blancas.
  • Infusiones.

 Dos veces por semana:

  • Huevos.
  • Alimentos procesados y envasados.
  • Lácteos.
  • Queso.
  • Dulces y bollería.

Te recomiendo que los dulces y lácteos no sean un referente en tu dieta, mejor una vez a la semana como postre.

Cada vez se habla más del patrón dietético. Se entiende con esto que lo que influye en nuestra salud es el conjunto de la dieta, de los hábitos que engloban esa dieta y no tanto del consumo de cada alimento en particular.

Esa creencia de que solamente tenderemos los huesos fuertes si consumimos muchos lácteos es totalmente errónea. El calcio de la leche no es el más adecuado para reforzar el esqueleto. Debemos consumir calcio orgánico que penetre en el hueso fortaleciendo su interior. A los datos me remito pues cada día se consumen más lácteos y cada día aparecen más casos de osteoporosis.

Lácteos

Muchos alimentos contienen calcio orgánico, cereales, legumbres, frutos secos, sésamo, algas, etcétera.

Cada vez consumimos menos alimentos que realmente contienen las vitaminas adecuadas y por ese motivo los especialistas están observando deficiencias en vitaminas D, folato, B, hierro, zinc…

Podemos tener sobrepeso pero a la vez nuestro organismo estar desnutrido.

Pero también tenemos el otro extremo, personas que quieren estar delgadas a costa de su salud. Si se come poco, se puede caer en el déficit nutricional llevando al organismo a esa misma desnutrición, dejando abierta la puerta a diferentes enfermedades.

Cada vez sabemos más sobre la relación entre dieta y salud, aunque siempre hay nuevos descubrimientos que parecen contradictorios, como el caso de los lácteos o la necesidad de ingerir azúcar para que tengamos energía.

La pena es que muchas personas no ponen en práctica todo lo que los especialistas en salud y los últimos descubrimientos nos enseñan.

Recomendaciones básicas como:

  • Comer 5 veces al día para mantener los niveles de glucosa.
  • Evitar las intolerancias alimentarias.
  • Incluir en nuestros menús diarios otros cereales como el mijo, amaranto, arroz integral, quinoa. Ya los podemos encontrar en cualquier establecimiento y aportan más fibra, minerales, proteínas y antioxidantes.
  • Sustituir la leche en el desayuno por bebidas vegetales, infusiones como el té kukicha.
  • Introducir en la medida de nuestras posibilidades alimentos ecológicos en la dieta.
  • Introducir las algas en la dieta, aportan gran cantidad de calcio, yodo, magnesio, fósforo y potasio.

Conclusión

Para concluir diré que debemos adaptar la dieta a nuestro estilo de vida, trabajo, ejercicio físico, enfermedades y sobretodo poner en práctica los consejos que he dado en este artículo.

En ComidaSana te asesoramos sobre lo importante que es la dieta en la prevención de la salud, dietas, recetas saludables y consulta personalizada.

TAGS : alimentos Comida basura y fibromialgia curar fibromialgia salud

Deja un comentario