Fibromialgia y otras enfermedades que la acompañan

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Abr, 28, 2017 |
La fibromialgia y otras enfermedades minan nuestra calidad de vida

La fibromialgia y otras enfermedades que suelen concurrir con ella afectan cada vez a más gente. Desde mi experiencia personal quiero ayudar a cambiar las cosas. Mi trayectoria profesional y personal me ha llevado a  asesorar a cientos de personas. Tras 15 años realizando esta labor, atiendo a enfermos de todo el mundo con resultados excelentes. Tú puedes ser el siguiente en mejorar.

La fibromialgia y otras enfermedades deben tratarse de forma personalizada

Desde esta web voy a asesorar a enfermos y familiares para comprender qué es la fibromialgia. Quiero que se comprenda mejor por qué aparece y cómo debe ser tratado el paciente para controlar sus síntomas.

Mi experiencia empieza por la búsqueda de una solución para mi hija Marta. Ella se vio afectada de fibromialgia y fatiga crónica a la edad de 11 años. Fue una etapa de nuestra vida muy dura. Sobre todo por la poca información disponible en esos años. Incluso su propio médico especialista carecía de idea de qué era esta enfermedad y de cómo estaba afectando a la niña. Esta falta de conocimiento le llevaba a poner  en duda los terribles dolores que sentía Marta.

La fibromialgia y otras enfermedades sobre las que hay poca información, son doblemente duras para los enfermos. Además de padecerlas, sufren la incomprensión de mucha gente alrededor. Esta historia fue escrita por la protagonista a la edad de 13 años y refleja sus sentimientos en ese momento. Es simplemente una historia contada por ella después de meses de tratamiento sintiéndose ya recuperada de la enfermedad.

MARTA

HOLA.

Mi nombre es Marta. A los 11 años fui diagnosticada de fibromialgia y fatiga crónica y lo he superado. Esta es mi historia.

Quiero contaros mi historia, ya que mucha gente podrá identificarse con ella, pues creo que todas las personas que padecemos esta enfermedad más o menos sentimos lo mismo.

Todo comenzó ya hará tres años; bueno, la verdad es que empezamos a notar los síntomas hace mucho más tiempo cuando yo tenía 3 años.

Como he dicho, hace 3 años cuando volvía de jugar mis partidos de balonmano mis amigas, al igual que todo el mundo, venían cansadas pero yo siempre volvía mucho más cansada de lo normal.

Pero lo peor estaba por llegar

Era el día de reyes y yo salía de paje. Recuerdo que al volver hacia casa no sabía si podría llegar del dolor que tenía en las piernas y de lo cansada que estaba.

Todos estos síntomas nos desconcertaban, a mis padres y a mí misma. Porque no era normal que una niña de mi edad pidiera que por favor le dieran una silla de ruedas porque no me podía mover. Había gente que me decía que yo era muy vaga. Me lo dijeron incluso algunos profesores y médicos.

Mi madre ya estaba empezando a pensar que podía ser fibromialgia pero al tener pocos datos decidimos ir al hospital y tras haber estado una semana nos confirmaron que, efectivamente, tenía fibromialgia y  fatiga crónica.

Marta tiene fibromialgia y su vida será muy dura

Yo al principio no supe reaccionar porque nunca antes había oído ese nombre. Pero cuando pasó un mes empecé a desear que ojalá no tuviera esta enfermedad porque supe que sería para toda la vida y que si tenía que asumir esta enfermedad tendría que soportar muchas burlas de todas las personas de mi alrededor.

Cuando yo ya pensaba que mi vida se acababa, en el sentido de que no podría nunca volver a ser como una persona normal, mi madre encontró un libro sobre alimentación y enfermedades. Como ya habíamos probado muchas cosas pensamos que por intentarlo no perdíamos nada. Al principio me costó mucho acostumbrarme a la dieta porque estábamos empezando a probar distintos tipos de comida y la verdad no estaba muy buena. Pero pasaron los meses y al ver que yo podía volver a caminar y a hacer cosas como los demás decidimos continuar con la dieta.

Un cambio en mi dieta me devolvió la alegría y la vida

Cuando empecé a ver que podía volver a correr sin que me salieran contracturas o se me rompieran las fibras empecé a ser una niña más alegre. Aunque antes ya lo era, pero tenía más ganas de vivir y de hacer viajes o salir por las tardes con mis amigas.

En estos momentos estoy muy orgullosa de lo que mis padres y amigas hicieron por mí. Para que no se me hiciera una carga tener que comer distinto a los demás, tanto mis padres como mis amigas intentaron comer igual que yo. Siempre les estaré agradecida por todo esto.

Mis padres han decidido explicar todo esto en un libro para ayudar y que nadie más tenga que sufrir todo lo que yo he sufrido, y para que las personas incluidos los médicos sepan ver que la fibromialgia tiene solución. Espero que todos mejoren.

Yo espero que el libro les sirva a todas las personas que tienen esta enfermedad, para que puedan volver a disfrutar de las mismas ilusiones que tenían antes y que ahora posiblemente han perdido.

También creo que poder hablar de ello puede servir para mejorar, esto lo he podido comprobar personalmente hace unos días. En el Instituto debíamos hablar durante cuatro minutos de un tema cualquiera y explicarlo en clase delante de los compañeros.

Explicar al mundo mi experiencia me ayudó a mejorar

Tras hablarlo con mi madre, decidí que un tema que conocía era la fibromialgia. En casa estuve ensayando sobre cómo y qué decir y parecía que lo tenía todo muy preparado, lo que no podía yo saber era lo que iba a ocurrir.

Llegó mi turno y salí a la pizarra. Delante de mis compañeros, todo parecía ir bien hasta que llegó un momento en que, después de explicar qué era la fibromialgia, las personas afectadas en el mundo y los síntomas de esta enfermedad, tuve que decir que hacía dos años que a mí me habían diagnosticado fibromialgia. En ese momento empecé a notar que las palabras no me salían y que me ahogaba. Estaba llorando y lo peor es que no podía parar. Mis compañeros me miraban sin saber qué hacer y la profesora me decía que respirara y me tranquilizara.

En ese momento me di cuenta de todo lo que había sufrido y lo enferma que había llegado a estar. También pensé en mis padres y en lo mucho que, por mí, habían sufrido ellos también. Era como si de repente se hubiese destapado en mí algo que estaba escondido en mi interior y que de pronto había surgido al exterior. La verdad es que me sorprendió, me relajó y me hizo sentir bien. Con la ayuda de mis amigos y de la profesora pude continuar y acabar mi historia que nunca antes había querido contar a nadie.

Mis padres han luchado mucho para conseguir que otras personas que sufren fibromialgia les escuchen y sigan sus consejos. Yo desde aquí les doy las gracias por su constante lucha. Y a todos aquellos que la padecen quiero decirles que con perseverancia, paciencia y fuerza de voluntad pueden vencerla al igual que yo la he vencido.

Un beso.

Marta.

Al igual que Marta tú puedes mejorar tu salud

Han pasado 15 años y Marta ha acabado sus estudios universitarios y es trabajadora social.

Hemos vuelto a publicar las palabras de Marta, una joven de 13 años cuando escribió estas palabras.

Mi experiencia en estos 15 años es mucha. He ido aprendiendo de mis propias vivencias con cientos de pacientes y puedo asegurar que la fibromialgia y otras enfermedades deben ser tratadas revisando la dieta del afectado. Los resultados que estamos obteniendo son muy importantes y pocos son los pacientes que no se recuperan. Hay que poner por parte del afectado ganas de cambiar y están llegando a mi consulta personas que tienen claro que cuentan conmigo para recuperarse.

la fibromialgia y otras enfermedades van ganando terreno en la actualidad

La fibromialgia es simplemente una intoxicación del organismo.

Cuando conseguimos mediante una buen alimentación limpiar el intestino, hígado y riñones poco a poco el mismo cuerpo consigue hacer desaparecer los síntomas de la enfermedad. Como ya hemos visto muchas veces en este blog, la fibromialgia y otras enfermedades están interrelacionadas. Por eso, al combatir una también combatimos las demás.

El intestino es el responsable de nuestra salud, de él depende sentirnos sanos o estar enfermos

La nutrición en estos momentos está tomando las riendas de la prevención y el tratamiento de distintas enfermedades. Ya nadie pone en duda que un tratamiento farmacológico debe ir acompañado por una dieta personalizada. Debemos tener claro que cada enfermo tiene unas necesidades especiales y no se puede generalizar. Esto es aún más cierto en el caso de la fibromialgia y otras enfermedades como la fatiga crónica o el colon irritable.

No se trata simplemente de comer sano. No se trata de comer mucha fruta y verduras. Realmente se trata de aportar a tu organismo enfermo los alimentos y suplementos que necesita y así conseguir su recuperación.

Necesitamos tres meses para ver realmente resultados concluyentes. El primer mes es de adaptación a la nueva dieta. Podemos ir viendo cómo algunos síntomas como los gases intestinales, el dolor estomacal y el estreñimiento van mejorando.

La migraña, los dolores articulares y las temidas y tan dolorosas contracturas van desapareciendo con el paso de las semanas.

Alimentos que empeoran la fibromialgia

Aceptada ya como evidente la influencia de la dieta en nuestra salud, queda saber cómo gestionar nuestra alimentación. Toda dieta saludable ha de empezar por eliminar aquello que nos perjudica. En el caso de la fibromialgia y otras enfermedades que la acompañan, hay varios nutrientes clave.

El gluten, un desencadenante de la migraña, inflama el intestino y las articulaciones. Incluso los médicos de familia empiezan a animar a sus pacientes a sustituir el trigo por cereales sin gluten.

Los lácteos mejor los sustituimos por bebidas vegetales e infusiones que te ayudarán a desinflamar el intestino.

Vigila si la fructosa es la responsable de esos cólicos intestinales.

El azúcar te roba el calcio de los huesos, provoca infecciones urinarias y ayuda en la aparición de las contracturas.

Enfermedades que empeoran la fibromialgia

Las cándidas o infecciones urinarias repetitivas, pueden ser el inicio de la fibromialgia.

Sufrir colon irritable, inflama y permeabiliza la pared intestinal provocando malnutrición.

Tienes mucha más información en esta misma web sobre los cambios principales en la dieta. Dispones de mi ayuda en la consulta de nutrición personalizada.

No estás condenado a padecer en silencio la fibromialgia y otras enfermedades concurrentes. Solo tú tienes la decisión y la fuerza para cambiar de verdad tu vida.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

TAGS :

Deja un comentario