Hipócrates nutrición y salud

La alimentación desde Hipócrates

A lo largo de la historia de la humanidad, se ha venido investigando la forma de conseguir curar o controlar enfermedades por medio de la nutrición. Ya en el siglo III antes de cristo, el más importante médico de la antigüedad, Hipócrates, profundo conocedor de la ciencia médica y sin duda, hábil practico, le cupo el merito de ser el iniciador de la observación clínica.

Dejo un conjunto muy importantes de escritos, el llamado CORPUS HIPPOCRATICUM, donde se reúnen las doctrinas médicas más interesantes de la época, que anunció, asimismo, el famoso juramento hipocrático sobre ética médica, que con ligeras variantes, constituyo la principal fuente de la declaración de Ginebra, sobre los principios de la moral médica (1948) y que nos dejo su más famosa frase:

QUE EL ALIMENTO SEA TU MEJOR MEDICINA.

En nuestro caso nos introdujimos en el mundo de la nutrición, cuando diagnosticaron de fibromialgia y fatiga crónica a nuestra hija Marta de 11 años de edad.

Después de un peregrinaje por multitud de médicos reumatólogos y traumatólogos, los resultados diagnósticos siempre eran los mismos, la fibromialgia era una enfermedad reumática crónica cuyo tratamiento solo era paliativo para controlar el dolor y el cansancio, pero cuyos síntomas eran para toda la vida.

Han pasado muchos años desde entonces y nuestra experiencia es larga. Esta alimentación aplicada en nuestra hija puede ser aprovechada en muchas enfermedades como.

En este blog  queremos potenciar el sistema inmunológico para que estas enfermedades sean curadas.

A través de la alimentación, DE FORMA MUY SENCILLA con productos naturales, podemos modificar y potenciar nuestro estado vital y conseguir más armonía, salud y belleza. En definitiva, LA FELICIDAD.

Alimentos a sustituir

Lácteos y sus derivados leche de vaca, oveja, yogur quesos, mantequilla, nata etc.

  •  Lo sustituimos por; leche vegetal de avena, soja, arroz, quínoa, almendras, mijo.

Trigo; pan, pastas, macarrones, espaguetis, pizza

  • Lo sustituimos por; harina de arroz, quinoa, teff,  amaranto, soja, mijo.

Azúcar; bollería, pasteles

  • Lo sustituimos por: melaza de arroz, stevia y azúcar de coco, siempre con mucha moderación. Sirope de agave.

Levadura; bizcochos, pizza, pan.(tenemos que evitarla mientras hacemos una cura de cándidas)

  • La levadura la podemos sustituir por bicarbonato.

Fruta;

Hay muchas personas que no toleran la fruta, pero se sienten mal si no la comen, una persona que sufre cándidas debe olvidarse de ella durante la cura de cándidas. La fruta contiene fructosa que es la responsable de los gases y cólicos intestinales, en las personas que no absorben bien esa fructosa.

Es importante tener en cuenta que cada personas es única y tiene unas necesidades nutricionales, emocionales y físicas diferentes, saber hallar esas necesidades y ponerlas en práctica es la clave de la salud.

Consultas y planes de nutrición 100% personalizados

Guardar

TAGS : Hipócrates y salud

Deja un comentario