Intolerancia a la lactosa: ¿de qué se trata? ¿Es normal tenerla?

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Ene, 04, 2017 |
La intolerancia a la lactosa es cada vez más frecuente

Cada vez hay más conciencia entre el personal sanitario de la intolerancia a la lactosa. Esto se debe a que entre un 30% y un 50% de las personas presentan una intolerancia a la lactosa, el azúcar presente en los lácteos.

Por eso  se recomienda revisar la presencia de los lácteos en la dieta de muchas personas o incluso suprimirla por completo. En este último caso, no debe preocuparte sufrir una falta de calcio en tu dieta si sustituyes los lácteos. No olvides que hay alternativas mucho mejores.

Si nuestro intestino delgado ya no produce la cantidad de lactasa que necesita para absorber los lácteos, la lactosa llega intacta al intestino grueso. Allí fermenta y produce graves molestias como gases, diarrea y/o estreñimiento, malestar estomacal, mal aliento, eccemas en la piel…

¿Es una intolerancia o es lo normal con el paso de los años? Para ello veamos su origen.

¿De dónde viene la intolerancia a la lactosa?

Los mamíferos producen lactasa mientras son lactantes para poder digerir la leche materna. Tras el destete dejan de producirla, pues su alimentación cambia. Y es la ausencia de esta enzima en nuestra edad adulta la que origina la intolerancia a la lactosa.

Si bien es cierto que algunos humanos toleran los lácteos, no es lo habitual. En algunas poblaciones una mutación genética les permitió seguir consumiendo leche para poder sobre vivir.

Esto pasa en las zonas de tradición de pastoreo, en algunas zonas de Europa, Arabia y norte de África.

En cambio, en personas asiáticas, de piel negra y nativos americanos la intolerancia es muy elevada.

En España entre un 30% y un 50% de la población padece intolerancia a la lactosa.

Por ejemplo, el doctor Oski, jefe del hospital pediátrico John Hopkins, explica que casos de asma y sinusitis mejoran e incluso desaparecen cuando se eliminan los lácteos de la dieta. Además, en los estudios de los doctores Hans y Michael Dosch, del hospital infantil de Toronto, podemos ver cómo el consumo de leche animal hizo aumentar la diabetes juvenil.

Síntomas que puedes sentir cuando aparece la intolerancia a la lactosa

  • Para empezar, hinchazón abdominal.
  • Esto provoca también gases.
  • Diarrea.
  • También son frecuentes las náuseas.
  • Vómitos.
  • Estreñimiento y dolor perianal.
  • Finalmente es típico el sobrepeso y acumulación de grasa en piernas y abdomen.

Y lo que es peor, a largo plazo la alteración de la mucosa intestinal se traduce en una mala absorción de los nutrientes apareciendo enfermedades graves. Algunas de estas pueden ser fatiga crónica, fibromialgia, cáncer, enfermedades de la piel, falta de concentración, desequilibrios emocionales…

Los lácteos no son imprescindibles en nuestra dieta

vegetales-saludables

Una dieta equilibrada que contenga vegetales, semillas, verduras y las proteínas adecuadas es la mejor forma de mantener los niveles adecuados de calcio necesarios para nuestra salud. Estos son algunos de los alimentos ricos en calcio.

Vegetales ricos en calcio

  • Brócoli.
  • Berros.
  • kale.
  • El perejil.
  • La col.
  • Las algas.

Legumbres

  • Tofu.
  • Alubias blancas.
  • Azukis.
  • Garbanzos.
  • Lentejas.
  • Soja.

Frutos secos

  • Higos secos.
  • Almendras.
  • Sésamo.
  • Semillas de chía.
  • También las semillas de amapola.
  • Avellanas.
  • Nueces.

Ojo con la lactosa oculta

algunos embutidos no convienen si tienes intolerancia a la lactosa

Es importante descubrir la lactosa oculta en algunos alimentos preparados.

Por ejemplo, en las margarinas vegetales, los helados altos en grasa.

En productos instantáneos

  • Café.
  • Cacao en polvo.
  • Sopas y purés de patata.
  • Algunos wasabis y aliños.

En productos cárnicos procesados

Especialmente en los embutidos, salami, chorizo, salchichón.

En productos con azúcares agregados

Es el caso de los caramelos y dulces y los productos homeopáticos.

Derivados de cereales

Por ejemplo, en las barritas de cereales y en las masas de algunas harinas preparadas.

Recuerda

  • Lo importante del calcio no es su consumo elevado sino evitar su pérdida a través de la orina.
  • Además, evita consumir demasiada proteína, azúcar y sal.
  • No te olvides que tomar el sol es importante para fijar ese calcio a los huesos.
TAGS :

Deja un comentario