La energía de los alimentos, alimenta tu mente, tus pensamientos

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Jul, 09, 2019 |

La energía de los alimentos, alimenta tu mente, tus pensamientos

¿Sabes para qué necesitamos el hígado, los riñones? Tengo claro que muchas personas cuidan y se preocupan más de su coche que de su cuerpo.

Cada órgano de nuestro cuerpo vive en constante intercambio con los otros órganos del cuerpo y con el alimento que le llega. El alimento es un factor determinante para proporcionarles la energía necesaria para su buen funcionamiento.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

Imagina que un alimento te provoca una indigestión, de repente tu humor cambia, estas irascible, incómodo y con malestar, ahí tenemos la conexión entre los alimentos y la conducta de una persona.

Cuando comes intenta relajarte y prestar atención a los alimentos que ingieres

La energía del pensamiento determina como tu cuerpo recibe la energía de los alimentos. Comer con pensamientos negativos o con resentimiento hacía alguien provoca una digestión más laboriosa y pesada que si lo hacemos con pensamientos positivos y prestando atención a lo que comemos. Piensa que si prestamos atención a lo que comemos estaremos prestando atención a nuestros propios pensamientos y además comeremos menos.

Pide cita en mi consulta, es por Skype sin problemas de horarios ni desplazamientos.

La salud es tanto física como mental

Es determinada por la armonía interna de cada persona, una persona equilibrada se sentirá siempre en armonía con su entorno y con las energías que le rodean. Debemos establecer el equilibrio entre las energías que recibimos, pueden ser en forma de nutrición, inspiración y dejando fluir las energías que salen del propio cuerpo.

Un desequilibrio del cuerpo-mente lleva a la enfermedad

Es una señal muy importante que el cuerpo envía a la mente para decirle ¡Detente y observa, debes cambiar! Si tu respuesta es ¡Déjame en paz que no tengo tiempo de pararme!! Es cuando poco a poco se va instaurando la enfermedad.

Nuestra dieta influye en nuestra capacidad de hacerle frente al estrés. Puede acelerar o retardar el proceso de envejecimiento corporal, ese proceso no solo lo aceleran las hormonas producidas por el cuerpo en situaciones estresantes, también los radicales libres, sustancias producidas día a día por nuestros procesos bioquímicos normales.

No te pìerdas nuestro grupo en Facebook

También el miedo consciente o inconsciente, acaba por determinar la falta de armonía y equilibrio en nuestro cuerpo, abonando el terreno a posibles enfermedades.

Cada vez que sentimos miedo, se activa ese mecanismo fisiológico del cuerpo, estamos tensos, inmersos en pensamientos estresantes, ese estrés se manifiesta en nuestro cuerpo en forma de tensiones musculares, contracturas, opresión en el estómago, corazón, el cerebro se colapsa, se reduce la capacidad de pensar, sentimos mucho frío en manos y pies, en casos de gran estrés y sobresalto podemos llegar a perder el conocimiento.

El cuerpo como espejo de la mente

El bienestar físico y mental se produce cuando la energía que recibimos es igual a la que sale de nosotros. Debemos dejarla fluir, no es fácil, lo normal es que una parte de esa energía se bloquee y se somatice en forma de obesidad, dolor de cabeza, de espalda o enfermedades diversas.

Esto sucede así porque cada célula de nuestro cuerpo recibe un influjo de la mente, lo cual provoca la somatización de preocupaciones, angustias y miedos derivados de nuestra forma de ver el mundo y entenderlo.

La energía puede ser bloqueada por actividades mentales y pensamientos hostiles o negativos. Por ejemplo, la crítica continuada de los demás y de nosotros mismos puede causar artritis, nuestros miedos y tensiones pueden provocar úlceras y pérdida de cabello, el sentido de culpa puede ser causa de dolor físico, porque inconscientemente nos autocastigamos, el resentimiento somatiza la energía y puede provocar tumores.

Mente/cuerpo/emociones/dieta todo unido para equilibrar tu cuerpo y recuperar la salud.

TAGS :

Deja un comentario