La prevención de los trastornos alimentarios desde la primera infancia

eating-796489_1920

La prevención de los trastornos alimentarios desde la primera infancia
La obsesión por el aspecto físico es, hoy en día, una de las plagas sociales más extendidas y que mayor sufrimiento pueden ocasionar a muchos niños, sobre todo cuando llegan los años de la adolescencia.
Es responsabilidad esencial de los padres proporcionar a sus hijos una educación rica en valores y que establezca prioridades claras acerca de lo que es importante y lo que no.

Pero muchas veces, el entorno social puede presionar en sentido contrario a lo que los niños aprenden en casa.
Uno de los riesgos más peligrosos que tiene esa obsesión por la estética consiste en las alteraciones de la alimentación que padecen las personas obsesionadas.
Trastornos como la anorexia, la bulimia, la vigorexia y muchos otros, hacen estragos entre millones de adolescentes y jóvenes en todo el mundo.
Muchos de estos trastornos se caracterizan por ver a la comida como una enemiga. Por ello, una forma de combatirlos es familiarizar a los niños con los alimentos desde muy pequeños.
baby-84686_1920 (1)Aquellos niños cuya alimentación haya sido descuidada y prolija en caprichos desde los primeros años, serán más proclives a ver la comida como algo secundario y no como una aliada para una vida más sana.
La alimentación saludable desde la primera infancia es una ayuda excelente contra los trastornos alimentarios, tanto en su niñez como en etapas posteriores de su vida.
¿Cómo podemos inculcar a nuestros hijos una buena relación con la comida que prevenga este tipo de trastornos?

 

 

 

  • Hay determinadas claves que planteamos a continuación:
    Explica con sencillez a tus hijos cómo funciona el metabolismo humano. Por qué comemos y cómo nuestras elecciones a la hora de comer nos hacen mejorar o empeorar nuestra salud.Acostumbra a que cenen de manera saludable, lo que implica explicarles que es mejor cenar ligero para dormir mejor. Decirles que cuando duermen es cuando crecen y se ponen más fuertes, no solo es verdad, sino que casi todos los niños lo encuentran motivador.
  • Implica a los niños en la elaboración de las comidas. Esto suele requerir tiempo, pero es una buena inversión para que se familiaricen con los alimentos y conozcan mejor las ventajas de cada uno.
  • Sé el ejemplo de un alimentación sana. De nada servirá que les digas lo que es mejor para ellos si tú haces lo contrario. La capacidad de imitación de los niños es enorme, por lo que hay que usarla en su beneficio.
  • Que se atrevan con los alimentos que menos les gustan. Un buen método es mezclarlos con sus alimentos preferidos o buscando formatos originales que despierten su curiosidad.
  • Pon coto a los azúcares. La bollería industrial y las bebidas gaseosas, las gominolas y en general todos los dulces, encantan a los niños pero están entre las peores cosas que pueden ingerir. Son los principales causantes de obesidad infantil y deben de ser limitados todo lo posible.
  • Haz que se aficionen a las ensaladas, porque son saludables y fáciles de preparar. Además de que facilitan la mezcla de distintos alimentos, con lo que podemos aprovecharlas para ir incorporando aquellos que son menos del gusto de los niños.
    Haz de las comidas un buen momento. Ya sea para hablar en familia, para poner una pausa en la rutina de trabajo y estudio o sencillamente para conocer cómo le va el día a nuestros hijos, qué desafíos tienen por delante, el caso es que si los niños disfrutan comiendo será más fácil que vinculen buenas sensaciones al acto de alimentarse.

Ninguna prevención es completa sin una atención cuidadosa, por ejemplo, a las alergias alimentarias que puedan surgir. Si detectas cualquier problema, consulta al profesional médico. Y si es necesario, un dietista infantil puede ayudarte para combatir cualquier problema alimentario que surja. Si tu hijo se lleva bien con la comida desde sus primeros años de vida, tendrá muchos menos riesgos de padecer trastornos alimentarios graves cuando vaya creciendo.

photo

María José Madarnás

Editor – maternidadfacil.com 

TAGS :

Deja un comentario