Manual de fibromialgia, felicidad y salud.

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Oct, 29, 2011 |

Entre pedales, homos ciervas y mamuts. Un día de casualidad leí esta referencia de mi libro en esta web, llore de emoción al leer lo que Pedro había escrito de nuestro libro.

Quiero compartir con vosotros esa experiencia y dar las gracias a Pedro de todo corazón.

Quizás, el libro escrito por este matrimonio valenciano sobre esa extraña y fantasmagórica afección que es la fibromialgia pueda resultar ligero, poco aparente en sus contenidos e incluso en su humilde formato…, pero desde luego no es así. Es un libro contado de tu a tu, de manera sencilla y clara, tanto que recuerda a una sencilla pero interesante y al tiempo esperanzadora charla.

Una sencilla hoja de coliflor ocupa la portada, sobre un fondo color arena tenue…, pero con unas líneas rojas corriendo entre los conductos radiales que alimentan la hoja. Yo veo sangre o incluso conexiones neuronales, veo el simbolismo entre la sabia, entre los nutrientes y nuestro organismo, entre lo que cómenos y como nos afecta.

Pero este pequeño manual tan solo tiene de ligero su tamaño, una vez abrimos la primera pagina, bueno realmente en la solapa de portada nos encontramos con una sucinta reseña de lo que nos quieren contar Vicente e Isabel, una breve nota biográfica de su hija Marta, la jovencita aquejada de fibromialgia con tan solo 12 años y tras un penoso peregrinar entre las salas de urgencia, entre las consultas de pediatras y traumatólogos, que tras comprobar que las analíticas de la niña aparecían perfectas optaban por recetar ciegamente analgésicos y antiinflamatorios como único y posible remedio a una sintomatología atroz que sin embargo no aparecía ni en radiografías, ni en tacs ni en las docenas de análisis a los que fue sometida la jovencita.

Reuma, roturas fibrilares, contracturas. 

El libro cuenta como la pequeña Marta comienza a sufrir dolores a los cinco años en las piernas y en los talones, en un primer reconocimiento se le detecta una descalcificación en los talones, se le recetan los manidos analgésicos y unas plantillas de gel para aliviar el peso en los talones, pero los dolores continuarán en pies y piernas, dolores que le provocaran un anómalo cansancio, un desasosiego y una fatiga permanente que poco a poco la irá inmovilizando, abatiendo…, incluso sembrando la duda sobre esos extraños dolores, hasta el punto que su profesor de gimnasia llega a acusarla de vaga y perezosa.

Pero los años van pasando, Marta va creciendo, sus dolores también, las visitas a urgencias no cesan y llegan las contracturas en nuca y espalda, llegan los desgarros y roturas musculares con tan solo andar, llega el insomnio, la somnolencia continua, la desesperación y finalmente un diagnostico.

– Marta padece fibromialgia juvenil.

La fibromialgia parece que no existe…, pero, ¿que se supone que es…?.

Los padres de Marta nos dan una descripción breve y amena de lo que se sabe de esta enfermad invisible a la tecnología medica, invisible a las analíticas, a las radiografías, a las técnicas de resonancia computerizada.

Nos cuentan de cómo los dolores invaden el cuerpo, de cómo lo inmovilizan y de cómo minan el ánimo y las ganas de vivir, como te hacen sentirte como una especie de mentiroso, de quejica, de persona depresiva e inútil.

Los síntomas son numerosos, tanto que abarcan una especie de abanico enorme de todo tipo de dolor y de alteración. El dolor se ceba en la espalda, en el cuello, en las cervicales…, llegando a provocar desviaciones de columna y hernias discales. También altera el sueño, agudiza los síndromes de colon irritable, genera vértigos, hormigueo en las extremidades, mareo, perdida de concentración.

Al tiempo se asocian otro tipo de síndromes derivados de esas oleadas de dolor que continuamente barren el organismo, se describe el anquilosamiento, dolores de cara y de cabeza, trastornos de memoria, malestares abdominales, problemas en las vías urinarias, alergias…, toda una cascada de efectos que terminan por hundir a las personas que padecen esta extraña enfermedad, a la que poco a poco se trata de seguir la pista para hallar su origen.

Las posibles causas.

 En el librito editado por Carena se apunta hacia las teorías defendidas por Peter D’ Adamo y Catherine Witney en el conocido libro, que en su día, hace algo mas de una década, “Los grupos sanguíneos y la alimentación”, fue best seller y los estudios de la doctora Olga Cuevas, esta última define así la posible causa de todos los trastornos que definen la fibromialgia.

“Los problemas de algunas enfermedades auto inmunes, como la fibromialgia, el problema del metabolismo deficiente del hígado se origina en las paredes del intestino, estas son permeables para permitir el paso de los nutrientes al la sangre; la barrera intestinal no es perfecta y es fácil, que se cuelen algunos intrusos, lo que no supone un problema para la mayoría de los individuos.

Los verdaderos problemas comienzan cuando las paredes intestinales se inflaman y se hacen hiperpermeables….., y la atraviesan sustancias de deshecho y tóxicos alimenticios…”

La doctora viene a decirnos que los sistemas de eliminación de tóxicos se colapsan y nuestro organismo termina inundado de sustancias dañinas que activan sobremanera al sistema inmune, este es desbordado, desgastado y termina por dejar de funcionar, en ese momento las sustancias dañinas se van acumulando en el organismo produciendo una enorme gama de lesiones y alteraciones.

La receta curativa de la industria farmacéutica…, contra la receta de la naturaleza, de la evolución.

Analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, antidepresivos…, el cuerpo de la pequeña Marta estaba intoxicado con toda la química de la medicación y los síntomas iban a mas, los dolores no remitían, las contracturas continuaban produciéndose y la muchacha vivía en una especie de angustiosa borrachera en la que no cabían la escuela, los juegos, las risas, las amigas…, hasta que Vicente e Isabel decidieron seguir las recomendaciones dadas por el doctor D´adamo sobre la alimentación basada en los grupos sanguíneos.

Decidieron que toda la familia comería deacuerdo a esas directrices, que todos practicarian esas nuevas pautas de alimentación, que como nos cuenta el matrimonio “no es una dieta en el sentido estricto de la palabra, es una nueva forma de comer…”.

El carácter autobiográfico y testimonial de “Manual de Fibromialgia”, desaparece y en sus paginas nos encontramos con unas breves recomendaciones sobre los alimentos y su consumo, mención especial hacen sobre la leche y los lácteos…, el pilar intocable, junto con el pan de la sociedad sapiens.

La doctora Olga Cuevas, licenciada en Químicas y doctorada en Bioquímica por la Complutense de Madrid, ataca a ese mito de la lactancia eterna del hombre, primero del pecho materno y después de la leche industrial hasta su vejez. Nos pregunta si en la naturaleza vemos a los animales adultos mamar de las ubres de las hembras, por ejemplo para después razonarnos científicamente lo dañino que es el consumo de lácteos y sus derivados para los adultos.

Olga Cuevas explica así lo que ocurre con la leche de vaca en nuestro estomago.

“ El bebé humano asimila totalmente las caseínas de la leche de su madre, pero no puede hacer lo mismo con las caseínas de la leche de vaca, que pasan al intestino delgado parcialmente digeridas, debido al efecto neutralizador que ejerce la leche sobre la acidez estomacal necesaria para su ruptura. El problema se agrava en los adultos, ya que con la edad disminuye la cantidad de renina gástrica, que es la primera enzima necesaria para comenzar la ruptura de las grandes moléculas de la caseína…., la caseína no fragmentada se puede depositar en los folículos linfáticos que rodean al intestino, impidiendo la absorción de otros nutrientes y contribuyendo a la fatiga crónica y a alteraciones intestinales diversas…”.

Y como es habitual cuando leemos algo que no podemos creer nos preguntamos quien tiene razón, la doctora Cuevas, las muchas voces que se alzan contra el consumo masivo de leche o los anuncios de la tele en los que se nos vende la leche como el alimento prodigioso que detendrá la osteoporosis en la mujer y que ayudará a crecer a nuestros hijos.

Los padres de Marta prefirieron creer a la doctora Cuevas, decidieron confiar en la alimentación según los grupos sanguíneos y comenzaron con esas nuevas pautas…, en unas semanas se produjo algo.

Cazadores recolectores nómadas, los primeros agricultores y ganaderos, mercaderes.

 Peter D,Adamo, en su libro sobre los grupos sanguíneos habla de cómo el aparato digestivo y en general el organismo, se va adaptando a las nuevas alimentaciones que llegan con el avance de la humanidad. Nos dice como el grupo O es el mas antiguo, el que poseerían aquellos cazadores recolectores de vidas activas, nada sedentarias y que basaban su alimentación en frutas, verduras, carnes y pescados.

Después surge el grupo A, nos encontramos ante grupos humanos ya menos nómadas, establecidos y capaces de explotar la agricultura y capaces de criar aves de corral. Comienza la ingesta masiva de cereal al tiempo que disminuye la actividad física intensa.

Lentamente homo continúa cambiando su entorno, desarrollando mas tecnología, es capaz de almacenar alimentos, no demasiado variados pero que le servirán de sustento…, surge entonces el grupo B y así sucesivamente hasta la aparición del extraño grupo AB.

Según D,Adamo a cada grupo le convendría una alimentación mas que otra y en esta aseveración se apoyaron Isabel y Vicente para comenzar a alimentarse.

 En unas semanas se produjo algo.

Marta empeoró…, la teoría de la alimentación según los grupos sanguíneos parecía resultar negativa, la niña sufría de mayores dolores…, pero se trataba de las reacciones del propio cuerpo de la joven que comenzaba a desintoxicarse…, nos cuentan sus padres que al final de la segunda semana Marta ya no necesito de somníferos para dormir, también prescindió de los analgésicos, de los relajantes…, de toda esa química industrial que la habían mantenido como en un coma doloroso e incierto.

Las contracturas fueron desapareciendo ante las manos de un fisioterapeuta que no daba crédito a lo que veía…, aquel cuerpo se recomponía a solas, el mismo.

Marta regresó al colegio tras seis meses de ausencia, volvió a practicar deporte, a salir con las amigas…, a hacer vida casi normal pero siempre vigilante, siempre escuchando a su cuerpo, a su organismo.

“Manual de Fibromialgia” es un libro fácil de leer, instructivo, humano y esperanzador, nos da soluciones naturales y sencillas ahí donde la deshumanizada y todopoderosa industria farmacéutica nos ofrece química y mas química.

Isabel y Vicente nos ofrecen una propuesta nada complicada, no nos ofrecen una religión ni unas verdades como ruedas de molino, nos cuentan lo que vivieron y lo que consiguieron de una forma natural, con amor, tesón y perseverancia.

Nos dicen que hay formas de curar naturales…, yo diría que ancestrales, basadas simplemente en no contravenir a la naturaleza y a nuestra evolución. Nos hablan de vidas sencillas, de alimentos naturales, de una vida en la que se combine la risa y el deporte, la actividad y la calma necesaria para la meditación y la reflexión sobre nuestro ser, sobre nosotros mismos…, contado y dicho como en una conversación sencilla y saludable.

Este manual nos acerca a esa terrible enfermedad con simpatía y esperanza…, y sinceramente, no hace falta padecer la enfermedad para leerlo

TAGS : Fibromialgia en niños

Deja un comentario