Medicina funcional, escuchar al paciente es la clave

Tu vida y salud depende de tu intestino y de tratarte con las directrices de la Medicina Funcional.
¿Tu intestino te provoca malestar, gases, hinchazón o dolor? Pues no solo te produce esos síntomas tan desagradables, además produce enfermedades crónicas, físicas y mentales.

Así lo afirma el Doctor Vincent Pedre, que ha trabajado en la escuela de Medicina Mount Sinai de Nueva York como instructor clínico, y es el actual director del Centro de Salud Integral Pedre, donde se trabaja con la Medicina Funcional.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, castellano /english edition

En qué consiste la medicina funcional

La medicina funcional en vez de poner remedio  a los síntomas como hace la medicina tradicional, busca las causas de esos síntomas. Para ello el terapeuta debe pasar más tiempo con el paciente, escuchar sus comentarios y observaciones, ello permite detectar la relación entre factores genéticos, psicológicos y del entorno.
El intestino es nuestro segundo cerebro, tiene su propio sistema nervioso, influye en nuestro estado de ánimo, en la elección de alimentos, sobre todo basado en nuestras emociones.
Loa alimentos a evitar que nos indica el Doctor Pedre son los ya comentados tanto aquí en esta web como en cientos de artículos sobre salud:

Gluten, lácteos, azúcar, harinas blancas, conservantes, colorantes, pesticidas, antibióticos, y hormonas del ganado, fármacos para la acidez estomacal….
Prevenir y tratar la salud es fácil con una buena dieta. Debemos buscar el origen de la enfermedad nunca poner “parches” que fingen hacer desaparecer dicha enfermedad provocando que empeore sin nosotros saberlo.

Pide cita en nuestra consulta y cambia tu vida

Qué puede hacer por ti la medicina funcional

En nuestra consulta  llevamos  años practicando esta Medicina Funcional que  te promete limpiar, activar, restaurar y potenciar el organismo desde dentro y para ello debemos empezar por la microbiota del intestino, la clave de una buena salud.

En nuestra consulta escuchamos al paciente y preparamos un tratamiento personalizado que ayude a controlar y sanar su organismo.

El tratamiento que te proponemos en nuestra consulta  tiene su origen en mi propia experiencia personal en mis dolencias y las de mi hija Marta. Años de experiencia y estudios practicando este Método en nosotras mismas y en cientos de pacientes.

Mi propia experiencia como inicio de un camino sanador

Mi historia es como la de muchas otras personas, de niña sufría de un intestino nervioso. Cada vez que tenía una situación de estrés notaba como mi intestino se contraía y empezaban los dolorosos síntomas, gases, diarrea….algunos días era difícil salir de casa.
En aquellos años no se sabía que la leche, los cereales y otros alimentos procesados no solo producen síntomas digestivos en muchas personas, además debilitan el sistema inmunitario y propician infecciones respiratorias y otras enfermedades como Fibromialgia, Fatiga crónica, Migraña, Alergia y Asma, Infecciones urinarias repetitivas y problemas de peso.
Fue años después cuando ante la necesidad de ayudar a mi hija diagnosticada a los 11 años de Fibromialgia y Fatiga crónica, que empecé a estudiar la relación entre enfermedades autoinmunes y dieta.

Empezamos a “tachar” de la dieta alimentos sospechosos eliminando lácteos, gluten, azúcar y otros alimentos procesados.

Cambiando a otros cereales sin gluten, más vegetales, carne más sana y pescados.

Los niveles de energía aumentaron y los problemas digestivos disminuyeron. Mi salud se vio mejorada para mi sorpresa. Los terribles síntomas de la Fibromialgia y la Fatiga de Marta empezaron a mejorar.
Muchas enfermedades crónicas tienen su origen en un sistema digestivo disfuncional y para poder solucionar esos problemas debemos cambiar esos errores nutricionales que lo provocan.

El colon irritable por ejemplo es un desequilibrio entre las bacterias buenas y malas que tenemos en el intestino.

La causa: una dieta desequilibrada con alimentos procesados, abuso de antibióticos, gluten, lácteos, azúcares y en algunos casos una mala absorción de la fructosa a nivel intestinal.

La solución: Tratar los síntomas con una alimentación adecuada donde el objetivo es limpiar el intestino de posibles patógenos, incluir probióticos y otros nutrientes que ayuden a sanar el intestino y en 3 meses podemos ver como los síntomas van remitiendo.

Personalizamos tu dieta en nuestra consulta de salud

Tienes nuestros libros para entender los “mandamientos” importantes a seguir, pautas, consejos, recetas y suplementos.
Qué debemos tener siempre en cuenta para mantener nuestra salud a tope:

Si tienes el intestino sano verás mejorar muchos síntomas, incluidos ansiedad y nerviosismo.

Sentirte bien por dentro es un lujo a tu alcance y es verdaderamente relajante.

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA QUE PUEDE CAMBIAR TU ACTUAL ESTADO DE SALUD.


Síguenos en Facebook, recetas, consejos, noticias

Apúntate a nuestro grupo comidasana vip en facebook

 

 

 


 

TAGS :

Deja un comentario