Omega 6 y Omega 3: ¿qué pueden hacer por tu salud?

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Jun, 23, 2015 |
Omega 3 y Omega 6

El Omega 6 y Omega 3 son llamados ácidos grasos esenciales y como su nombre indica son muy importantes para mantener una buena salud.

La importancia de estos ácidos grasos radica en que forman parte de las paredes celulares y aseguran su estabilidad.

Dónde se encuentran los Omega 6.

Aceite de girasol, maíz, calabaza, soja, sésamo, onagra, borraja, semillas de grosella.

Dónde se encuentran los Omega 3.

Aceite de lino, nueces y pescado azul, principalmente.

La gran virtud de estos aceites es que si nuestro organismo se encuentra en buena forma, los metaboliza y convierte en prostaglandinas, las cuales ejercen un poderoso efecto en nuestra salud.

Qué efectos tienen las prostagladinas en nuestra salud:

Debemos distinguir tres tipos de prostagladinas: PG1, PG2 y PG3.

Las PG1 Y PG3 cumplen las siguientes funciones y son muy importantes:

  • Regulan el flujo de sustancias dentro y fuera de las células.
  • Reducen la formación de plaquetas.
  • Bajan la presión sanguínea y el colesterol.
  • Regulan la presión de los ojos, articulaciones y vasos sanguíneos.
  • Drenan los riñones.
  • Regulan la división celular y previenen el cáncer.
  • Previenen inflamaciones.
  • Regulan la respuesta al dolor.
  • Regulan la inflamación y la hinchazón.
  • Ayuda a que la insulina sea más efectiva.
  • Refuerzan la función de los nervios y del sistema inmunitario.
  • Regulan el metabolismo del calcio.
  • Se encargan de movilizar las grasas saturadas

Es muy importante no producir PG2  en exceso pues:

  • Promueven la coagulación.
  • Inducen la retención de sal y agua y el aumento de la presión sanguínea.
  • Favorecen la inflamación.
  • Favorecen la retención de líquido en el cuerpo.

Cómo regulamos la producción:

La mejor forma de controlar su producción es generando más cantidades de las PG1 Y PG3, y lo conseguimos aumentando el consumo de alimentos ricos en Omega 3 y consumiendo con moderación alimentos ricos en Omega 6.

En los últimos años ha habido un aumento muy considerable del consumo de Omega 6 a consecuencia de los alimentos light y sanos pues hay más alimentos que contienen aceites de girasol, maíz y sésamo como la margarina, los productos de bollería, hamburguesas vegetales, panes de semillas, el tahín, las mayonesas, patatas fritas congeladas.

Hemos producido un desequilibrio en la proporción de Omega 6 y Omega 3.

Debemos regular ese desequilibrio consumiendo más pescado azul y semillas de lino ya que contienen gran cantidad de Omega 3.

Los signos de deficiencia de Omega 6:

  • Eczema o problemas en la piel.
  • Degeneración del hígado y riñones.
  • Excesiva sudoración acompañada de sed.
  • Susceptibilidad a las infecciones.
  • Incapacidad para cicatrizar o curar heridas.
  • Esterilidad en los hombres.
  • Abortos espontáneos en mujeres.
  • Artritis y enfermedades relacionadas.
  • Problemas cardiovasculares.

Los signos de deficiencia en Omega 3:

  • Pérdida de visión.
  • Pérdida de la capacidad de aprendizaje.
  • Incoordinación.
  • Cosquilleo en brazos y piernas.
  • Cambios de comportamiento.
  • Triglicéridos altos
  • Presión sanguínea alta.
  • Inflamación crónica.
  • Edema o retención de líquidos.
  • Piel seca.
  • Deterioro mental.
  • Metabolismo lento.
  • Problemas de inmunidad.

Cómo podemos obtener un nivel óptimo de grasas.

Toma diariamente aceite Omega 6, semillas de sésamo, girasol, calabaza, lino.

Come pescado tres veces a la semana, trucha, salmón, sardinas, arenque, caballa.

Come una dieta variada y rica en vegetales, frutas, legumbres, granos integrales, algo de soja, frutos secos.

Incluye en la dieta suplementos de Omega 3, 6 y 9.

Incluye vitaminas B6, B3, C, A.

Incluye minerales, cinc, calcio y citrato de magnesio.

Incluye frutos secos y semillas crudos y sin piel.

Evita el consumo de lácteos, bollería, grasas  hidrogenadas como margarinas y comidas fritas.

Cocina siempre con aceite de oliva, rico en Omega 3.

Evita el azúcar, pasta de trigo, arroz blanco y féculas refinadas.

Sé que es un mundo muy complejo reconocer si estamos siguiendo pautas saludables en nuestra dieta. Hay personas que toman margarina convencidas de que es sana, otras evitan los frutos secos porque piensan que engordan, otros eliminan la grasa y aceite por el mismo motivo, pero siguen comiendo harinas refinadas, sin saber que éstos pueden ser la causa de tener los triglicéridos altos.

Las grasas pueden ser saludables, es cuestión de saber utilizarlas.

Fotografía de salmones de Melissa Doroquez vía Flickr.

TAGS : alimentación consejos prevenir enfermedades

Deja un comentario