Percepción social de la fibromialgia

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | May, 22, 2017 |
percepción social de la fibromialgia

En los últimos años hemos avanzado mucho en la percepción social de la fibromialgia. Hace no tanto tiempo la mayoría de la gente ni había escuchado hablar de ella. Los pocos que sí habían escuchado la palabra, no sabían en qué consistía y de entre ellos, muchos creían que era una afección psicológica.

Y es que la percepción social de la fibromialgia ha ido pasando por las fases normales por las que pasa toda enfermedad “nueva”. Pongo “nueva” entre comillas porque el hecho de que se esté investigando recientemente no significa que la enfermedad no existiera desde mucho antes. Pero, como digo, esto es lo habitual. Es lo que le ha sucedido a muchas enfermedades cuyo descubrimiento y estudio es relativamente reciente.

La percepción social de la fibromialgia está relacionada con su estudio científico, pero no evoluciona de manera idéntica. Mucha gente sigue pensando que se trata de una enfermedad psicosomática y prácticamente inventada por el enfermo. El hecho de que en muchas ocasiones aparezca enlazada con la fatiga crónica, el estrés, la ansiedad y la depresión, refuerzan esa visión errónea de considerar a la fibromialgia como una cuestión solo psicológica.

Algunos médicos que no han actualizado sus conocimientos y sus métodos de diagnóstico y tratamiento, ayudan a reforzar esa idea errónea.

La evolución en la percepción social de la fibromialgia

En los últimos años ha ido aflorando mucha más información sobre la fibromialgia. Además, muchas más personas conocen a otras que padecen o han padecido la enfermedad. Cada vez hay más gente que entiende que es una patología completamente real y no un intento del enfermo por llamar la atención.

De hecho, mucha gente se muestra interesada en saber más sobre esta enfermedad, aunque sea para descartar que la padecen.

¿Por qué crees que tienen éxito los artículos que hablan del dolor en la fibromialgia?

Por eso podemos decir que la percepción social de la fibromialgia ha cambiado a mejor, así como su percepción médica, aunque en ambos campos queda mucho trabajo por hacer.

Y es que una mayor presencia en los medios no es garantía de que haya una mejor información disponible. Por ejemplo, ante los siguientes titulares de prensa, ¿con cuál te sientes mejor o más identificado?

  • Hallan un fármaco que cura la fibromialgia
  • Algunos fármacos pueden agravar la fibromialgia
  • Fibromialgia, el dolor incomprendido

Como ves, la prensa puede decir una cosa y la contraria o cebarse en lo “misterioso” de la enfermedad sin realmente proporcionar información de calidad acerca de la misma.

Demostrado, un cambio en tus hábitos de vida puede frenar la fibromialgia

Un cambio de hábitos esta llevando a muchas personas a mejorar sus niveles de energía y frenar las terribles migrañas. También les lleva a mejorar de forma clara los gases intestinales, diarreas y estreñimiento, así como los dolores musculares, la tristeza, la depresión…

Como me comentaba una paciente hace unos días en la consulta, “durante toda mi vida he sufrido migrañas ¿por qué nadie me había dicho que eliminando el gluten esas migrañas iban a desaparecer?”.

Un mes después de empezar esos cambios de hábitos esta paciente ha visto como esos síntomas que le impedían “vivir” han empezado a remitir. Ella misma se encuentra muy sorprendida por esa mejoría tan rápida.

Estos últimos meses estoy atendiendo a personas con mucho dolor, sobre todo personas que no han tenido un diagnóstico acertado. Muchas de ellas tampoco han tenido un tratamiento adecuado a sus necesidades reales.

La fuerza de voluntad es la clave

Una de esas pacientes es una joven de 26 años con dolores terribles en todo su organismo. Tiene un dolor muy fuerte en todo el sistema digestivo. A su vez, sufre depresión por lo mal que se encuentra, porque además las pruebas dan negativo. Le dicen que lo tiene todo en la cabeza.

Dos meses después de empezar el tratamiento, el nivel de dolor ha bajado de un 11 sobre 10 a un 6 sobre 10. Puede dormir por la noche, se levanta descansada, el dolor general ha mejorado mucho y el intestino se va normalizando.

El problema de esta joven es la lactosa, el gluten y una mala absorción de la fructosa a nivel intestinal.

Con los alimentos adecuados, los suplementos que necesita y sobre todo sus ganas de mejorar, ha conseguido cambiar su situación totalmente. Realmente esta persona es muy fuerte, a pesar de su juventud. Además está siendo muy constante y está siguiendo mis indicaciones tal como se las he explicado. Debemos admirar a estas personas que lo tienen todo perdido y un día ponen todas sus ganas en cambiar ese diagnóstico.

Debo admitir que no siempre esa mejoría llega tan pronto, pero los cambios se van viendo día a día. Para esto es clave que el paciente sienta que su enfermedad no es un cajón de sastre donde los médicos ponen una serie de síntomas. Es decir, si el paciente entiende mejor su enfermedad, tiene mucho ganado a la hora de curarse.

Un 95% de los pacientes que pasan por mi consulta ven mejorados sus síntomas.

No es cuestión de creer lo que explicamos en nuestra web porque sí. Es cuestión de probar o mejor dicho comprobar en primera persona si esos consejos son correctos.

percepción social de la fibromialgia

El hartazgo del paciente de fibromialgia

Puedo comprender que algunas personas piensan que han probado todo y nada les ha calmado esos síntomas.

En nuestra consulta vemos a la persona en todo su ser. Valoramos cómo ha sido su vida desde casi su nacimiento. Vamos repasando enfermedades familiares, problemas de salud durante su niñez y su vida adulta. También la parte emocional de la vida y, conforme a este estudio, preparamos un tratamiento personalizado y adecuado a sus necesidades actuales.

La fibromialgia es un conjunto de síntomas y enfermedades que deben ser revisadas. La fibromialgia no es solamente dolor muscular. También es ansiedad, depresión, dolor estomacal, dolor de cabeza y dolor muscular. Además también se sufren problemas para dormir por la noche, especialmente para tener un sueño reparador. También se padecen pérdidas de memoria, problemas emocionales agravados por los otros síntomas, diarrea, estreñimiento, infecciones de orina repetitivas tratadas de forma errónea con antibióticos…

Si a algún especialista o médico de cabecera se le ocurre que un paciente se inventa todos estos dolores y síntomas, creo que debe revisar su metodología para ver realmente cómo es un paciente con fibromialgia. Nadie en su sano juicio es capaz de inventarse tanto malestar y dolor para no trabajar o para llamar la atención de su familia.

La percepción social de la fibromialgia influye en la predisposición de los pacientes

Y sin embargo, muchos pacientes de fibromialgia tiene que lidiar con esa imagen de los enfermos como “gente rara”. Gente que finge o exagera un malestar o varios para ser centro de atención. Esta percepción social de la fibromialgia predispone de manera negativa al paciente. Para colmo, muchos de ellos han pasado por sucesivos tratamientos ineficaces. Por eso es más difícil que algunos enfermos de fibromialgia acepten seguir determinados tratamientos. Sienten que todo lo que puedan hacer es inútil o incluso se avergüenzan de padecer la enfermedad.

Hace unos días en Facebook una paciente de fibromialgia reaccionaba ante uno de nuestros artículos. Según ella prefería morir a hacer algunos cambios en su dieta. ¿Tanto esfuerzo supone sustituir esos alimentos que te están enfermando por otros que te van a ayudar a mejorar?

Y mi reflexión es la siguiente: si a esta misma paciente le diagnosticaran celiaquía o diabetes, ¿no cambiaría su dieta para controlar la enfermedad? ¿Preferiría morir?

Está claro que hay miles de personas que dependen totalmente de la comida para satisfacer sus necesidades más básicas. Pero no la necesidad de alimentar su cuerpo. En muchos casos son necesidades emocionales. Estas personas se premian o se castigan con la comida y por ello sufren una gran dependencia.

La comida es el mejor medicamento que podemos ofrecer a nuestro organismo. Dependemos de nuestra alimentación para poder mantenernos sanos y aún así a veces no lo conseguimos.

Es importante leer sobre enfermedades, pero más importante es entender por qué aparecen dichas enfermedades.

En las redes sociales es importante compartir experiencias positivas y negativas. Pero mi consejo es que te centres en las positivas. Será mejor para ti que te centres en  las que te aportan elementos importantes que te ayuden a superar tu enfermedad.

 

TAGS :

Deja un comentario