¿Puede tu dieta enfermarte aun siendo sana? sí

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Feb, 11, 2020 |

¿Puede tu dieta enfermarte aun siendo sana? La respuesta correcta es rotundamente sí.

Hoy he hecho una pregunta en mis redes sociales a mis pacientes y seguidores.

¿Qué alimentos predominan en tu dieta semanal?

Estas son algunas de las respuestas

Lorena me comenta; Yo soy colombiana y en mi comida no puede faltar el arroz y algún tipo de carne…

Gabriela; En mi dieta suele tener, pan de centeno 60%, queso de cabra, membrillo, infusiones, tes. Patata, calabaza, calabacín, cebolla, pechuga pollo, arroz integral, quinoa, zanahorias, rabanitos, espinacas, brócoli, boniato, pasta integral, champiñones, jamón del bueno, sin glutamina ni conservante, lentejas, garbanzos, tomate, banana, manzana, higos secos, pasas de uva, Chía, lino molido, nuez, mango, uvas, frutos rojos, aceite oliva, sal Himalaya, aceitunas, cebollines de frasco, aguacate. Puede que me quede algo por ahí. Espero te sirva.

Rosa; En mi caso empiezo con un licuado de amaranto, avena, granola, manzana, azúcar y agua, después un desayuno de 4 o 5 tortillas, que puede incluir huevo, frijoles, caldo de pollo con verduras, papas, barbacoa, jamón, queso de hebra, erizos guisados, para la comida igual de 4 a 5 tortillas de maíz y puede ser sopa de pasta, arroz, carne de puerco en salsa roja, pollo a la mexicana, caldo de pescado, y se cocina con aceite capullo, el pan me gusta pero siento que me provoca colitis, aunque  no lo coma siempre sufro de colitis, así me la pase comiendo puro caldo de pollo hervido, no me estriño ni me da diarrea, solo hago como tiras chiquitas y siempre tengo gases.

Ana; Yo estoy mejor tomando legumbres (no todas), vegetales como col rizada, col china, pac choi, hinojo, puerros, cebollas, calabaza, zanahorias, calabacines … y de los cereales me van bien el arroz integral, el mijo, el teff y semillas como el sésamo, la chia. El pescado me sienta mejor que la carne blanca, aunque también la tolero. Las frutas sin abusar, algunas me sientan mal y no las tomo. Me sienta muy bien la sandía. Las harinas de mijo y arroz integral son las que mejor me sientan. También tolero el centeno. La yuca me encanta y me sienta muy bien. Las infusiones son una bebida perfecta para mí. Tomo también bebidas vegetales, la que mejor me sienta es la de alpiste. Cuando endulzo lo hago con stevia o con miel natural, sin abusar. Ésta es de forma resumida mi alimentación. Dentro de esto, juego mucho con la variedad de alimentos que tenemos para consumir.

 

Rosario

Lo más frecuente en mi dieta son los huevos, frutos secos, algo de queso, frutas (tres o cuatro piezas al día), pan sin gluten., aceite de oliva, pescado, legumbres (dos/tres veces en semana), ensalada, revuelto de verduras con ajitos y pimentón

 

Diana

Pollo, arroz integral, leche de arroz, ensaladas (aguacate, pepino, lechuga,  cebollas, sin tomate), frutas (uvas, mandarinas, frutos rojos), muesli de frutos rojos.

Pescado!!! Salmón (ya me fije q debo bajarle porque tiene histamina☹), dorada, anchoas, boquerones.

Como podemos ver estas personas ya han hecho cambios en su dieta diaria. Muchas de ellas llevan años siguiendo pautas especiales propuestas en nuestra web. Otras llevan una dieta variada pero en el caso de inflamación intestinal poco adecuada.

No tienen en cuenta la inflamación que les provoca la fructosa de algunos alimentos como el maiz, algunos cereales con gluten como la avena, el centeno, la inflamación del queso, la sal que contiene que endurece las arterias y los tendones, el exceso de fruta que aporta demasiada fructosa.

Esto les provoca que,  aunque siguen una dieta mucho más saludable que otras personas afectadas por distintas enfermedades autoinmunes, siguen sintiendo en su cuerpo dolor, fatiga y de vez en cuando brotes graves.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

Mi propuesta es seguir el protocolo Revive

Restringir los primeros meses los cereales, las legumbres, lácteos, azúcar y endulzantes, las solanáceas. La fruta con precaución, no todas son igual de favorables.

 

Seguir unas pautas diferentes

Cambiar tu dieta actual a la dieta propuesta en el protocolo Revive, introducir más proteína animal bio, verduras, cereales los justos y sin gluten. Bebidas vegetales bio sin azúcar.

 

Por qué seguir las pautas del Protocolo Revive

 

Existen más de 100 enfermedades autoinmunes crónicas como, por ejemplo: tiroiditis de Hashimoto, diabetes de tipo 1, colon irritable, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, fibromialgia, fatiga crónica, lupus, psoriasis, Crohn, celiaquía, vitíligo, endometriosis, migraña, etc.

 

El componente principal de la aparición de estas enfermedades es la alimentación, pero otros factores claves  son la gestión del estrés, hacer ejercicio, dormir bien, la parte emocional mal gestionada etc.

Las enfermedades autoinmunes tienen causas diferentes, pero todas tienen un punto en común, la hiperpermeabilidad  intestinal. El intestino es nuestro segundo cerebro, si lo tenemos inflamado aumenta la ansiedad, las enfermedades, los dolores.  Nuestro intestino deja pasar los nutrientes al torrente sanguíneo, pero con ellos se cuelan sustancias tóxicas a través de unas micro lesiones en la pared intestinal. Estas partículas crean todo tipo de irritaciones en el cuerpo y el cerebro.

 

En las enfermedades autoinmunes, el sistema autoinmune se activa de manera desproporcionada, considerando equivocadamente algunos tejidos u órganos como extraños. En el ejemplo de la tiroiditis de Hashimoto, los autoanticuerpos antitiroideos atacan y destruyen la glándula tiroidea, imprescindible para un metabolismo correcto.

 

Algunas proteínas de los alimentos que comemos, como el gluten, se parecen mucho a las de nuestros órganos o tejidos. El sistema inmunitario, ya alterado, se confunde y las considera como un «enemigo a atacar». Se trata del fenómeno de mimetismo molecular. El sistema inmunitario se activa, el metabolismo se altera, los autoanticuerpos se multiplican, los síntomas aparecen y nuestra salud empeora. Este proceso suele durar años antes de que notemos síntomas y acudamos al médico. En los enfermos de fibromialgia se diagnostica por descarte, pero sin saber qué lo origina y por ese motivo no existe un tratamiento efectivo.

Yo te propongo un cambio de hábitos para controlar los terribles síntomas.

Pide cita en nuestra consulta on-line y empieza a recuperar tu salud

Mi historia personal

Siempre he sido una persona con gustos bastante claros en cuestión de alimentos. Tengo claro que no me gusta apenas comer carne, ni cosas picantes, ni bebidas de ninguna clase, solo agua. También me gustan las legumbres, todas, el pescado, los huevos fritos, la verdura toda o casi toda, los lácteos, yogur, queso.

Pero eso tuvo que cambiar a consecuencia de mi colon irritable, mis dolores articulares, problemas digestivos, dolores de cabeza, infecciones urinarias y mis intolerancias alimentarias.

Mis cambios fueron paulatinos, podía notar como dichos síntomas iban mejorando.

Pero he necesitado 17 años para conseguirlo

Hace unos 6 meses decidí dar un paso más y que mi dieta fuera más vegetariana. Para ello empecé a incluir más legumbres en mi dieta, azukis, garbanzos, guisantes, alubias con cereales sin gluten de mijo, amaranto, quinoa.

Pero de repente empecé a notar cosas raras

En octubre tuve un pequeño accidente que me dejo más tiempo del que yo hubiera querido sin hacer deporte, sentada en el sofá viendo series de Netflix.

Cuando pude volver a caminar me pude dar cuenta de que notaba mis tendones y músculos agarrotados, duros. Incluso notaba que al levantarme de una silla el dolor era fuerte.

¿Qué me estaba pasando? ¿secuelas del accidente?

Los dolores se extendían por los codos, el cuello e incluso algunos dedos de las manos. Lo peor eran las rodillas.

No entendía nada.

A principios de enero ya recuperada de una operación, que también pensaba podía ser causa de esos dolores, por casualidad llegó a mi correo un email con información de la dieta Paleo.

No era la primera vez que me llegaba esa información, pero siendo casi vegetariana no podía ni imaginarme siguiendo una dieta Paleo.

Pero al estar sufriendo esos dolores y esa dureza en las articulaciones, dejé fuera mis prejuicios y me puse manos a la obra para investigar sobre esta dieta.

Para mi sorpresa no me parecía una locura lo que muchas personas iban explicando y poco a poco mi cerebro empezó a darse cuenta de que mis dolores podían ser reflejo de mi nueva forma de comer.

Después de varias semanas dándole vueltas a esa dieta pude por fin crear una dieta adecuada a mis necesidades, sin ser extrema en sus menús y pensando en las personas que sufren dolores articulares, pero que no quieren seguir una dieta paleo estricta.

Después de 2 semanas siguiendo esta nueva dieta pude comprobar como la dureza de mis articulaciones iba mejorando, ya no notaba esa rigidez, podía volver a caminar sin dolor, puedo ponerme en cuclillas y coger en brazos a mis pequeños nietos y levantarlos sin notar ese dolor rígido en las rodillas.

Incluso he recuperado la energía, durante estos meses estaba muy baja de ella, pero como he tenido 4 meses muy complicados con el accidente y la operación, no era capaz de darme cuenta de muchas cosas, pensaba que eran consecuencia de ello.

Qué he cambiado en mi dieta

Los desayunos no han cambiado, sigo con mis cereales vivos.

Pero a medio día la comida se compone de ensalada variada, verduras al vapor, proteína de carne blanca o pescado. Acompaño todo con grasas saludables. Todo es necesario.

Mis meriendas son bebida vegetal con cacao 90% puro o yogur de soja.

Mis cenas no han variado, sigo con mis verduras y vegetales cocinadas al vapor, al horno o rehogadas en aceite de coco. Proteína animal sana, pescado azul y blanco o pavo y pollo.

Solo consumo cereales en el desayuno.

Las legumbres han quedado durante estos meses apartadas de mi dieta o solo 1 vez a la semana.

¿Siempre será así mi dieta?

No. Ahora estoy siguiendo esta dieta hasta volver a sentirme sana, sin dolor. Lo más importante también es que a nivel intestinal me encuentre recuperada, es la clave de una buena salud. Debo desintoxicar mi organismo, es curioso que buscando una dieta más sana mi cuerpo haya enfermado.

¿Duración de este tratamiento de forma estricta?

El mínimo son 60 días. Lo ideal es seguirla intentando no saltársela durante este periodo de tiempo.

Ver cómo responde tu organismo. Ten en cuenta posibles intolerancias.

En mi caso son varias las intolerancias, al arroz, aceite de oliva, lactosa, gluten y fructosa.

No es fácil crear una dieta libre de cereales, lácteos, legumbres y que sea saludable. Abusar de la proteína tampoco es saludable, por ese motivo debe ser un profesional el que te prepare un menú semanal.

Tengo claro que la alimentación es la clave para recuperar la salud y que siempre es mejor prevenir que curar.

Si necesitas ayuda no dudes en contactar con nosotros en nuestra consulta on-line.

 

 


 

TAGS :

Deja un comentario