¿Qué son las contracturas?

wellness-285587_1280

¿Qué es una contractura?
Una contractura es una acumulación de deshechos, es decir, cuando el organismo por si mismo ya no puede eliminar los tóxicos que le llegan a través del intestino al absorber los nutrientes del torrente sanguíneo, se acumulan en los lugares del organismo que tenemos más débiles.

Las contracturas son bultos duros que se forman sobre todo en la espalda, omoplatos, y cuello.

Son extremadamente dolorosas y no dejan descansar al que las padece ni de día ni de noche.

En la cama el afectado no sabe cómo ponerse pues los dolores pueden ser terribles.

  • ¿Cómo podemos eliminar esas contracturas?
    Eliminar los alimentos que más nos intoxican.
    Seguir una dieta según nuestro grupo sanguíneo
    Descubrir los alimentos que sin saberlo nos están afectando, aun siendo alimentos de nuestro grupo sanguíneo o alimentos biológicos y naturales.
    Hacer ejercicio con mucha moderación y con extremado cuidado. Una persona que sufre intoxicación y tiene muchas contracturas debe cuidarse mucho para no empeorar la situación

¿Qué ejercicios nos favorecen?
Muy importante antes de empezar los ejercicios; deben ser suaves, sobre todo al principio y lo más importante, los ejercicios y masajes no nos servirán para nada si antes no conseguimos eliminar los alimentos que nos están provocando esas contracturas.

Los masajes deben ser suaves, el terapeuta debe conocer la situación del afectado y saber aplicar la terapia adecuada para este caso en concreto. Un mal masaje puede producir un efecto contrario al deseado apareciendo más dolor y más contracturas.

mujer y gimnasioTaichi, yoga, respiraciones, aromaterápia, masajes drenantes, caminar.

Cuando tenemos dolores debemos revisar nuestra alimentación. Si ya hace tiempo que hemos hecho el cambio a una alimentación más natural y equilibrada es cuestión de revisar qué alimento nuevo hemos incluido recientemente(puede ser hace un mes incluso) y eliminarlo de la dieta durante unas semanas para ver los resultados.

Si aun no hemos eliminado de nuestra dieta los alimentos intoxicantes debemos hacerlo cuanto antes.
Y una vez hecho el cambio viene la parte más complicada de todo esto.

Tener paciencia para ver los resultados.

Estos resultados pueden tardar entre una semana y un mes.

Lo primero lo notamos en el intestino, se acaban las tardes incomodas y dolorosas de un intestino lleno de aires y ruidos.

La migraña desaparece también en unos días, previo paso por el periodo de limpieza que suele durar unos días.

 Es cuestión de semanas empezar a notar una espalda menos contracturada y poder dormir por la noche sin despertarnos doloridos.

Pero los milagros ni a Lourdes, debemos trabajar mucho en nuestra alimentación para ver resultados, eso sí, cuando empiezas a encontrarte mejor no quieres abandonar la nueva alimentación por nada del mundo.

En definitiva:
Para poder controlar esas terribles contracturas debemos cambiar nuestra alimentación, eliminar los alimentos que nos intoxican y averiguar los que aún siendo favorables a nuestro grupo sanguíneo y biológicos nos están enfermando. Y los más importante SER PACIENTES Y NO TENER PRISA, ya sé que no es fácil no tener prisa cuando se tiene dolor pero debemos tenerla.

Pide cita en nuestra consulta si necesitas ayuda.

TAGS :

Deja un comentario