Receta de albóndigas de teff, sin gluten, huevo ni lácteos

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Nov, 16, 2017 |

Receta de albóndigas de teff, sin gluten, huevo ni lácteos

Seguro que ya conoces las propiedades del teff, un cereal sin gluten, pero con unas propiedades extraordinarias.

No lo dudes, incluye en tu dieta el teff, en copos de desayuno, grano para sopas, albóndigas, cuscus…. Y harina para pan, bizcochos, galletas….

Las principales propiedades del teff son:

Tiene un gran contenido en fibra, así como es altamente digerible y contiene una gran proporción de almidón de ingesta lenta, lo que produce una estimulación de la flora intestinal como si fuera un probiótico. No te sorprendas si los primeros días notas gases intestinales, es normal.

Es apto para personas con celiaquía o con intolerancia al trigo ya que no contiene gluten.

El teff tiene propiedades muy buenas para personas con diabetes del tipo II ya que ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Es muy saciante y te ayuda a controlar la sensación de hambre, así que es muy interesante para personas que quieren controlar su peso.

El teff es rico en carbohidratos de absorción lenta, propiedad muy interesante para deportistas de alto rendimiento porque les proporciona hidratos de forma rápida y a la vez prolongada.

Otra propiedad interesante para deportistas, pero también para estudiantes, es su contenido en minerales como el calcio, potasio y magnesio, ya que facilitan la rápida recuperación tras un esfuerzo físico o mental.

Su aporte de calcio es excelente, lo que hace al teff bastante recomendable en procesos de descalcificación, osteoporosis o para el crecimiento de los niños.

Su sabor es entre dulce y salado, prepara los copos con bebida vegetal, a los niños les gusta y les proporciona mucha energía para ir al cole.

El teff además cuenta con 8 aminoácidos esenciales, especialmente la lisina, que no se suele encontrar en otros cereales y menos en las grandes cantidades en que la contiene el teff. La lisina es muy importante para que el organismo absorba el calcio de forma efectiva para aprovechar al máximo sus propiedades.

Harina de teff sin gluten en nuestra tienda Comida Sana

Ingredientes para las albóndigas:

120 g de teff en grano

80 g de copos de teff

2 cucharadas de harina de teff

Curry en polvo

Pimentón dulce

Orégano

Aceite de oliva virgen o aceite de coco desodorizado

Sal del himalaya

1 cebolla picada

 

Ingredientes para la salsa:

200 g de cebolla

400 g de zanahoria

200 ml de bebida vegetal, puede ser de almendras sin azúcar, soja, quinoa, arroz..

1 cucharada de harina de teff (si fuera necesario, para espesar)

Sal del Himalaya, aunque evitar la sal puede mejorar tu salud

Pimienta blanca

Anuncio leche de almendras Tienda Comida Sana

Preparación de la salsa:

Cortar la cebolla en juliana y sofreír con un poco de aceite de oliva, a fuego lento, hasta que esté dorada.

Cortar la zanahoria en trozos pequeños e incorporarla a la sartén de la cebolla. Dorar hasta que estén pochadas.

Una vez tenemos preparada la mezcla lo ponemos en el vaso de la batidora y lo trituramos. Reservamos.

Añade la bebida vegetal a la mezcla anterior, mejor en una olla para dejar cocer suavemente, rectificando de sal y pimienta. Si queda muy espesa, añade poco a poco más bebida vegetal. Si, por el contrario, te queda poco espesa, disuelve una cucharada de harina de teff en un poco de bebida vegetal y la vas incorporando a la salsa, dejando cocinar 5 minutos más.

Reservar la salsa.

 

Preparación de las albóndigas:

Deja remojar los copos de teff en agua y una pizca de sal durante 20 o 30 minutos.

Lava bien el teff, utilizando un colador de malla muy fina y ponlo a cocer en una cazuela con 4 medidas de agua y una pizca de sal. Deja cocer a fuego medio, removiendo de vez en cuando, para ir haciendo una pasta cremosa, hasta que se evapore el agua (unos 15 minutos). Debe quedar una pasta similar a la polenta. Déjalo enfriar en un bol.

Cuando el teff esté tibio, añade los copos de teff bien escurridos, un chorrito de aceite de oliva o de coco y el resto de los ingredientes de las albóndigas. Puedes cambiar las especias para que se adapten a tus gustos, o puedes añadir lo que he hecho yo hoy, sofreír una cebolla bien picada y añadirla a la mezcla. Trabaja bien la masa con las manos o con la ayuda de una espátula hasta que quede todo bien mezclado.

Forma las albóndigas. Para que no se peguen a las manos, utiliza un recipiente con agua para tenerlas húmedas y así poder hacer fácilmente las bolas de teff.

Para cocinar las albóndigas tenemos dos opciones:

Al horno (más ligeras): para cocinarlas al horno basta colocarlas en el horno calentado a 180º. Dejarlas unos 15 minutos, hasta que estén doradas.

Fritas: para freírlas primero hay que dejarlas enfriar en la nevera durante 2 horas, para que no se ablanden, se deshagan o absorban un exceso de aceite. Freírlas en aceite de oliva o de coco hasta que estén doradas.

Presentación:

Colocar las albóndigas en un plato y rociarlas con la salsa caliente por encima. También puedes hacerlas más pequeñas e insertarlas en una brocheta para darles un toque más divertido. Para acompañar este plato puedes preparar unos Azukis con verduras, es la combinación perfecta que te aporta todos los nutrientes.

Te aseguro que triunfas en cualquier comida, además de que los granos de teff tienen un sabor muy especial, al igual que los copos y la harina, dulce y sabrosos.


Productos de alimentación saludable

 

Churros sin gluten y chocolate a la taza

Desayuno de copos de teff y sésamo

Bechamel sin gluten ni lácteos

 

 


 

TAGS :

Deja un comentario