6 Reglas básicas para evitar la ansiedad y el picoteo

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Jul, 07, 2017 |
Evitar la ansiedad para comer mejor

Si en tu dieta sueles consumir muchas grasas y azúcar no solo aumentarás de peso. Estas ingestas favorecen los ataques de ansiedad. que aparecen sobre todo después de cenar y cuando estamos en casa viendo la televisión. Evitar la ansiedad y el picoteo es clave para poder seguir una dieta equilibrada, que no solo nos haga perder ese peso que nos sobra o mantener un peso ideal, sino que consigamos mantener una buena salud.

Cómo evitar la ansiedad mediante tu dieta

Ante todo una dieta debe ser equilibrada, ligera y adecuada a tus necesidades. Ninguna dieta es la ideal para todos. Para evitar la ansiedad y el picoteo será clave encontrar tu forma de comer.

Equilibrante, esa es realmente la clave del éxito de una dieta. Debe conseguir que tengas los nutrientes necesarios y adecuados para que tu organismo no tenga ataques de ansiedad, incluso habiendo comido de forma copiosa.

El desayuno es clave

Desayunar de forma adecuada te prepara para afrontar un gran día. Si comienzas el día comiendo poco o mal, es muy probable que a media mañana notes las consecuencias. No solo no podrás evitar la ansiedad por comer sino que la estarás aumentando

Si has abusado de los azúcares habiendo desayunado leche, magdalenas, galletas, mermelada, fruta, tendrás un subidón de glucosa muy fuerte que a las tres horas se convierte en un bajón terrible. Aparecerán mareos, vértigo e irritabilidad. Si has desayunado solo un café dejarás a tu organismo hambriento y desequilibrado. De este modo le mandarás el mensaje de que tiene que guardartodas las reservar por si tiene una emergencia. Por eso acumularás más y en consecuencia aumentarás de peso. Aunque parezca contradictorio, desayunar solo un café engorda.

¿Te ves reconocido en este desayuno?

Pues toma nota de las reglas básicas para evitar la ansiedad y ese picoteo entre horas

1- Compra siempre siendo consciente de lo que necesitas para preparar tu menú diario e incluso semanal.

Tu lista de la compra debe estar compuesta de cereales integrales (mejor sin gluten); frutas (si puedes tolerar la fructos); verduras, pescados blanco y azul, carnes blancas (mejor pavo que pollo), huevos biológicos, legumbres, semillas y frutos secos. También cuenta con estevia y alguna melaza (no de azúcar de caña).

2-Debes cuidar tu fondo de despensa.

Me refiero a esos alimentos que te sacan de un apuro, sin ser comida basura. En esos momentos de ansiedad debes tener a mano semillas de chía (quitan el hambre además de aportar omega 3) almendras crudas peladas, cacao puro, leche vegetal de almendras sin azúcar.

3-En esos momentos críticos debes echar mano de las infusiones.

Puedes tomar té rojo, té verde, infusiones relajantes y sobre todo té kukicha (no contiene teína y deja descansar por la noche). Ojo con los batidos y zumos de fruta, contienen mucho azúcar.

4-Cocina potenciando los sabores y comiendo los alimentos que realmente te aportan buenas sensaciones.

La comida preparada, los snacks, cacahuetes salados sobreexcitan las papilas gustativas, además son adictivos y es difícil dejar de comerlos. Podemos potenciar nuestros platos con especias, alimentos más gustosos que nos aporten felicidad y plenitud al comer. Si acabas de comer y puedes decir “qué bueno estaba” lo has conseguido, has disfrutado de esa comida.

Té kukicha sin teina

5-Podemos vivir mejor sin los excitantes.

El café y el té parece que quitan el hambre, pero también estimulan las glándulas suprarrenales y estas generan más cortisol, la hormona del estrés. A algunas personas el estrés continuado les incita a comer más y de forma compulsiva.

Pero sí que te recomiendo tomar después de comer un café o té descafeinado pues parece que cierra el circulo de la comida y relaja la mente. Mejor que tomar algo dulce.

 

azúcar

6- Debemos huir del azúcar y de los edulcorantes como el glutamato monosódico.

Algunos estudios revelan que las mayores tasas de obesidad han coincidido con un aumento muy considerable de los edulcorantes.

El sabor dulce es adictivo para tu mente y tu cerebro demanda cada vez más ese sabor. El glutamato monosódico es un saborizante oculto en muchos alimentos dulces y salados. Su ingesta aumenta el apetito y voracidad.

Este plan anti ansiedad te puede ayudar a moderar la ingesta de alimentos, a reconocer cuándo tienes hambre real o por ansiedad.

El hambre real aparece poco a poco y hace que nos apetezca cualquier alimento. Tras haber comido bien y de modo saludable, te sientes saciado y a gusto.

Pero el hambre por ansiedad aparece de repente y sobre todo te centras en algún alimento muy calórico. No puedes esperar ni dejar de pensar en él, comes sin control y sobre todo después te sientes culpable.

Tener el intestino sano, no notar gases, dolor ni inflamación también nos hace sentir bien y relajados, debes cuidar tu flora intestinal.

Si durante el día has consumido suficientes hidratos de carbono, vitaminas y minerales, grasas beneficiosas y realizas ejercicio físico que te tranquilice, seguramente podrás llegar a la noche sin ataques de ansiedad ni ganas de comer dulce.

Tienda online Comida Sana

Guardar

Guardar

Guardar

TAGS :

Deja un comentario