¿Y si tu saliva es la responsable de algunas de tus dolencias?

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Jul, 14, 2017 |

Cada día el cuerpo humano me sorprende más, es increíble lo perfecto que puede ser y los problemas y enfermedades que nos puede acarrear.

Mirar a un bebé, por ejemplo, mirar sus manitas tan pequeñas y tan perfectas, su cuerpo, boca, nariz…nos sorprendemos pensando cómo puede ser que se forme tan perfecto en unos meses.

Pero ahí no acaba todo, debemos pensar que en nuestro interior hay células, hormonas, enzimas…. De esas enzimas quiero hablar hoy, sobre todo de unas enzimas a las que no prestamos atención, sobre todo por desconocimiento, y que sin ellas nuestra vida sería muy complicada. Hoy hablaremos de las amilasas.

Qué son las enzimas amilasas y dónde se encuentran

Las amilasas son las enzimas encargadas de descomponer los hidratos de carbono y sobre todo de los almidones. Se encuentran en nuestra boca, en la saliva y de ellas depende que esos alimentos lleguen en buenas condiciones al intestino y no nos provoquen dolor e inflamación.

El almidón de algunos alimentos inflama las articulaciones, en el caso de la Espondilitis por ejemplo. También empeora la inflamación intestinal en caso de colon irritable, crohn.

Curiosamente el estómago no participa en la descomposición y digestión de los almidones. Su descomposición empieza en la boca con la saliva que contiene una enzima llamada amilasa, que junto al páncreas, amilasa pancreática, ayudan al organismo a digerir esos almidones.

También el intestino descompone el almidón y se convierte en maltosa, gracias a la enzima maltasa y por fin se completa la digestión del almidón. El almidón se asimila en el intestino.

 

 ¿Todos los carbohidratos son iguales y se digieren igual?

Cuando pensamos en carbohidratos cometemos el error de creer que son todos iguales. Pues no, existen los azúcares y existen los almidones(arroz, cereales en general, legumbres, patatas…).

El azúcar es un carbohidrato ya digerido y el almidón requiere de las enzimas digestivas de la saliva, el jugo pancreático y el jugo intestinal para su descomposición y asimilación, sin ellas no los podemos digerir y nos enferman.

Podemos sentir malestar en el estómago, rigidez en todo el tracto digestivo, nervios, alteración de la personalidad, recuerda que el intestino y el cerebro van unidos.

Pasta de arroz integral sin gluten certificado

La digestión de estos almidones empieza en la boca

Uno de los momentos más importantes del proceso digestivo tiene lugar en la boca y con la saliva. La enzima amilasa ayuda a aliviar la carga de la digestión en el intestino delgado, al descomponer las partículas de comida mientras están aún en la boca.

Si ésta importante enzima no se excretara mediante la saliva, al intestino delgado le sería mucho más difícil descomponer los azúcares y almidones. De esta manera, la amilasa ayuda en todo el funcionamiento del sistema digestivo.

Si no segregamos suficiente saliva y sobre todo suficiente enzima amilasa seguramente nuestra digestión será muy pesada, sobre todo si ingerimos alimentos que contienen almidón, nuestro intestino estará inflamado, produciendo dolor, mareos, migraña.

 

Cómo podemos producir más enzimas

Tomando productos que nos ayuden a crearlas, masticando muy bien los alimentos, envolviendo con la saliva cada bocado.

También podemos incluir en nuestra dieta suplementos de enzimas y Miso a ser posible de soja Hatcho Miso.

Sobre todo ayudando a nuestro organismo evitando una dieta que nos produzca malestar, dolor y limpiando el intestino, clave en todo proceso de curación.

¿Amilasa salival para detectar estrés, ansiedad y  otro tipo de alteraciones?

Como hemos visto, la presencia de la enzima amilasa salival es muy importante en el proceso de digestión. Pero también es importante saber en qué momento las glándulas salivales liberan esta enzima a la saliva.

La regulación en la liberación de la amilasa salival se lleva a cabo por el sistema nervioso autónomo (que es el que controla los movimientos involuntarios como la respiración, frecuencia cardiaca, entre otras), el cual a su vez está dividido en simpático y parasimpático.

Una manera en que se activa el sistema nervioso autónomo es a través del estrés, produciendo en los pacientes latidos rápidos del corazón, mareos, dolores, nerviosismo, agitación, irritabilidad, preocupación, problemas de concentración y mal humor.

 

Por ello, algunos investigadores proponen que es a través de una muestra de saliva como se puede detectar cambios en la cantidad de amilasa salival para medir el nivel de estrés.

Así como el estrés, la ansiedad también altera el sistema nervioso autónomo, patologías que pueden ser detectadas a través de los cambios en la cantidad de amilasa salival.

Es importante realizar un análisis de la saliva para saber la proporción de amilasas que tenemos.

Tienda online Comida Sana

Tienda online Comida SanaTienda online Comida SanaGuardar

Guardar

Guardar

Guardar

TAGS :

Deja un comentario