Un plan en cuatro pasos para unos huesos más fuertes

POSTED BY Maribel Ortells Badenes | Mar, 17, 2020 |

Un plan en cuatro pasos para unos huesos más fuertes

Lo ideal es llegar a los 50 años con una buena reserva de calcio en los huesos, pero si hasta ahora no has prestado atención es muy importante que pongas en práctica los consejos que te proponemos y alejar la osteoporosis.

Nunca es tarde para empezar a mimarlos

Osteoporosis significa hueso poroso. Afecta a millones de personas en el mundo. Las mujeres son las que más la sufren, prevenirla está en tus manos.

Hay que empezar a cuidarlos desde niños, el hueso es un tejido vivo que está en constante renovación, depende de ti que tenga todo lo necesario para ello.

No te pierdas nuestros libros de autoayuda, de venta en Amazon castellano /english edition

Qué daña la renovación del hueso

La obesidad; secuestra la vitamina D en la piel y no deja que realice su función vital, que el calcio se fije dentro del hueso.

Gran problema representa la obesidad abdominal, provoca inflamación en el organismo porque las células de grasa favorecen la producción de citoquinas proinflamatorias, la acción de estas sustancias frena la formación del hueso y además activa su destrucción.

Una delgadez extrema tampoco es buena; Las personas con huesos pequeños y delgados tienen más riesgo de osteoporosis, tienen menos masa ósea. Si su peso está por debajo de lo normal, el riesgo es mayor pues cierto nivel de grasa es necesaria ya que proporciona soporte al hueso y lo protege de sufrir fracturas.

Evita tomar antiácidos

Muchas personas los toman de forma habitual y sin ningún tipo de control médico. El calcio de los alimentos necesita un ph ácido para poderse absorber, los antiácidos impiden la producción de ácido péptico, esencial para poder asimilar el calcio.

Evita los nutrientes que te roban el calcio

El calcio para ser eficaz debe ser absorbido en el intestino, por ello debemos mantenerlo desinflamado y en perfectas condiciones, para ello debes seguir la dieta que tu organismo necesita, personalizar tu dieta es clave para desinflamar y tener en perfectas condiciones el aparato digestivo y en particular el intestino.

Existen alimentos que dificultan su asimilación

Demasiada fibra, el ácido fítico presente en la fibra de los cereales integrales o de las legumbres limita su óptima absorción.

El ácido oxálico de las espinacas o el cacao en polvo hace el mismo efecto que el exceso de fibra. Conviene no abusar de ellos, no dejes de comerlos, pero solo unos días a la semana.

Las comidas muy grasas tampoco dejan que el calcio pase la barrera intestinal y sea absorbido.

Excederse en la ingesta de proteína, favorece la excreción del calcio por la orina, con lo que el organismo lo toma del hueso y lo descalcifica.

Exceso de fósforo en la dieta, aunque son complementarios para el buen mantenimiento del hueso, deben estar en equilibrio para hacer bien su función. Evita los productos procesados y las bebidas gaseosas, ya que contiene un exceso de fósforo.

Exceso de sal y azúcar en la dieta arrastran el calcio a través de la orina.

Plan activo para unos huesos fuertes

Dales todo el calcio que necesitan: ingiere en tu dieta frutos secos, pescado azul, verduras de hoja verde. Semillas de sésamo, tofu, higos secos, almejas, dátiles, pasas, queso gruyer(1 vez a la semana, contiene mucha grasa y sal), legumbres.

Aleja los tóxicos; evita el tabaco, no tomes más de dos copas de vino o cerveza al día, elige cosmética y productos de higiene naturales.

Que no te falte vitamina D; sal a pasear al medio día en invierno, en verano 20 minutos al sol es suficiente para obtener vitamina D, incluye en tu dieta alimentos ricos en vitamina D como yema de huevo, aguacate.

Haz ejercicio físico todos los días; camina a paso ligero 30 minutos, salta a la comba, baila con 5 minutos al día es suficiente. Haz pesas tres veces a la semana, practica yoga y taichí, sus movimientos mejoran la calidad del hueso, coordinación y equilibrio.

¿Y si tengo intolerancias y alergia a muchos de los alimentos que indicas?

Muchas patologías que afectan al sistema digestivo son debidas a intolerancia a algún alimento. No es fácil detectar una intolerancia si los únicos síntomas son inflamación intestinal con gases, diarrea/ estreñimiento, náuseas, mareos, dolor estomacal.

Hay que descartar intolerancias a la lactosa, caseína, gluten, fructosa.

Es muy importante que nuestro intestino se encuentre en plena forma para poder absorber los nutrientes que le aportamos en la dieta, lo mismo ocurre con el calcio, por ese motivo descartar intolerancias son clave.

En Comidasana te ayudamos a identificar posibles intolerancias, preparamos un menú personalizado y realizamos un seguimiento para conseguir desinflamar y mejorar los órganos afectados.

No te pìerdas nuestro grupo en Facebook


 

TAGS :

Deja un comentario